“SUMARIO CASO ESTOQUE”: PEPÍN LIRIA, DIRECTOR ARTÍSTICO DE LA ESCUELA TAURINA DE MURCIA, Y ALGUNOS DIRIGENTES DE LA INSTITUCIÓN ESTABAN ALERTADOS DE LOS PRESUNTOS ACTOS QUE COMETÍA EL PROFESOR ACUSADO DE ABUSOS SEXUALES A MENORES DE EDAD

El diario La Verdad de Murcia ha tenido acceso al sumario de la “Operación Estoque” y está desvelando estos días las diligencias recogidas por la UFAM (Unidad de Familia y Menor de la Policía Nacional) en torno al caso que investiga las supuestas agresiones sexuales ejercidas por José María O.L a más de una decena de alumnos de la Escuela de Tauromaquia de la Región de Murcia, tanto dentro de la sede de la escuela, en la plaza de toros de Murcia, como en el domicilio del “colaborador” (los alumnos lo trataban como profesor) de la institución.

Las declaraciones de las víctimas son realmente angustiosas. Los deleznables actos presuntamente cometidos por J.M.O dibujan un escenario de horror y depravación inimaginables. Según se deja caer en el informe de la Policía Nacional, José María se aprovechaba de la inocencia de las víctimas y de sus ganas de ser torero, siendo más incisivo con las víctimas de género femenino, aunque como se recoge en las diligencias también ejercía estas asquerosas acciones con chicos menores de edad. Masajes, tocamientos, violaciones, felaciones, grabación de los actos y su posterior subida a internet, es decir, toda una amalgama de delitos contra menores de edad.

Precisamente, en el tema de los vídeos de las acciones, la Policía Nacional recuperó 54 imágenes y vídeos pornográficos de dos de las víctimas del material telefónico e informático requisado en el registro de la casa del acusado, donde se puede observar su cara mientras comete las vomitivas acciones ilegales contra las víctimas, una de ellas con tan solo 11 años de edad.

Además, el calificado como colaborador de la escuela, tal y como relatamos en nuestro diario en el artículo El Infierno de la Escuela Taurina de Murcia, hacía que ir a tomar clases a la institución taurina educativa fuera una verdadera pesadilla. (Leer aquí el artículo)

Pero, ¿Sabían los dirigentes de la escuela taurina como actuaba y que hacía el acusado de uno de los casos de abusos sexuales más graves que han sucedido en la Región de Murcia?

Según recoge la Policía Nacional, el director artístico de la escuela, el torero de Cehegín Pepín Liria negó conocer las acciones de depravado sexual de la persona que daba clase a los chavales: “Jamás en la vida, nunca, jamás he escuchado rumores”. El hasta hace poco ídolo de la afición de La Condomina añadió a los agentes que de haber conocido los actos de José María los habría cortado de raíz.

José Liria dijo conocer al acusado “de toda la vida” y que lo seleccionó para la escuela, “de manera altruista para enseñar a los alumnos a torear de salón”.  Liria destacó de José María O.L su “pasión por el mundo del toro” y su “paciencia infinita para la iniciación de los chavales”.

Sin embargo, a raíz de las declaraciones de las víctimas y de diferentes pruebas existentes, los investigadores de la Policía Nacional creen que “Liria desprende un desprecio absoluto por la formación, integridad e indemnidad sexual de sus alumnos al dejarles a cargo de J.M.O, habiendo indicios para sospechar sobre las conductas de pederastia, abusadoras o poco éticas del mismo. Y en cambio existió una escasa o nula supervisión del trabajo diario y un caso de omisión de gran calado ante las advertencias, quejas y rumores existentes, pudiéndose haber evitado más víctimas de José María si hubiese sido relegado del cargo, es decir, si José Liria y sus superiores hubieran mostrado más supervisión y responsabilidad”

El director artístico de la escuela fue avisado de las conductas de su subordinado y al parecer hizo “caso omiso”. Así lo recogen en el atestado las declaraciones que José Soler, antiguo dirigente de la escuela, hizo hace 8 años al torero encargado de la enseñanza de los alumnos: “¿Cómo es posible que José Mari esté dando clase a los alumnos, con ese bagaje profesional que tiene y con los rumores que hay sobre que se ha propasado?”

La respuesta tajante de Liria fue: “Yo sé a quién debo poner”.

El director artístico no fue el único de la directiva del Club alertado por lo que supuestamente hacía el colaborador de la escuela. Según la investigación, el vicepresidente de la misma, Alfonso Avilés, también recibió las advertencias de lo que ocurría. El también presidente del Club Taurino de Murcia dijo en sus declaraciones que no se tomaron en consideración al no tratarse de denuncias formales.

Una carta anónima dio a entender hace unos años, sin entrar en los detalles escabrosos que cometía presuntamente el acusado, que el mismo ejercía “actitudes humillantes y vejatorias contra los alumnos”. Una carta que provocó una reunión de la directiva con los padres en el Club Taurina de Murcia y que desencadenó una situación violenta con una de las madres a la que acusaron de escribir la carta (Leer aquí el testimonio de la madre).

La escuela, con su director artístico llevando la voz cantante, y muchos padres coaccionados, se posicionaron a favor del ahora acusado. Una reunión que la UFAN critica duramente al considerarla como la peor solución para atajar el problema existente.

La UFAM deja constancia al final del informe el riesgo extremo que corrían los alumnos al tomar la decisión de que José María fuera profesor colaborador de la escuela de Murcia, dejando claro que podía haber pasado algo todavía de más magnitud de lo que ya de por sí ha ocurrido.

@elmuletazo

Fuente: La Verdad de Murcia