HABLA LA MADRE DE UN EX ALUMNO DE LA ESCUELA TAURINA DE MURCIA: “MI HIJO NO IBA A SER TORERO PORQUE SU MADRE COQUETEARA CON EL MAESTRO”

El infierno que se vivía en la escuela taurina de Murcia sobrepasaba sus límites. Iba más allá de la plaza de toros de Murcia. El fuego abrasador que se producía con los supuestos lamentables actos físicos y psicológicos del profesor detenido en la “Operación Estoque” ahogaba el corazón de sus víctimas, destrozaba sus sueños y sumía en un desierto de sufrimiento a sus progenitores.

En la escuela taurina de Murcia el sueño de un hijo se convertía en la peor de las pesadillas para sus padres. Si días atrás conocíamos todo lo que tuvieron que aguantar los alumnos a los que daba clase el acusado de presuntos abusos sexuales, hoy les ofrecemos el testimonio de una madre que siente la necesidad de sacar el dolor que se ha guardado durante todo este tiempo.

Prefiere no dar su nombre, aunque sabe que por lo que cuenta mucha gente le va a conocer. No quiere protagonismo, solo quiere contar la verdad, su verdad. Da el paso por todos los que han sentido en sus carnes las malas artes del profesor detenido, principalmente por su hijo, que finalmente no ha conseguido dar avances significativos en el mundo taurino, pero que no lo tuvo fácil desde el primer momento. Un chaval que se sintió soló, fuera de su tierra, buscando su camino taurino, porque en la escuela de su Región, lo trataron como un trapo viejo y que actualmente sufre todavía los daños psicológicos que le causaron.

“Cuando comenzó la nueva etapa de la escuela taurina de Murcia, con Pepín Liria al frente, pensábamos que iba a ser bueno. Con la llegada del maestro la escuela creció. Yo pensé que para mi hijo iba a ser bueno porque Pepín era mi amigo, habíamos sido compañeros de instituto y siempre nos habíamos llevado bien, además de que nuestros padres eran compañeros de gremio. El principio fue prometedor, la verdad, pero todo se desmoronó cuando vimos de segundo profesor a ese antiguo novillero. La mirada de este hombre era siniestra y escondía algo que ahora todos hemos conocido”.

Al parecer, el profesor detenido trataba a los alumnos mejor o peor dependiendo de la profesión que tenían sus padres.

“El acusado, por deprecio a sectores que él consideraba inferiores, empezó a hacernos feos. Quedaba a cenar con todos los padres y a nosotros no se nos avisó”.

La madre añade: “A mi hijo empezó a destrozarle su sueño con catorce años. Cuando le daba clase en la escuela, lo humillaba sin piedad. Delante de todos los alumnos le espetaba que ningún hijo de agricultor había llegado a ser torero. El desprecio que le tenía a mi hijo y a la profesión con la que nos ganamos el pan era brutal”.

La discriminación de J.M.O. llegaba también a la hora del aprendizaje taurino de su hijo. Ya no es solo que el acusado ejerciera maltratado psicológico contra su hijo, es que hacía que en la escuela fuera invisible: “Cada día mi hijo salía llorando de la escuela, no le hacía caso, pasaba de él, no le corregía nada. El profesor, porque lo era, ya que hay numerosos documentos gráficos que así lo afirman, omitía a mi hijo de la supuesta mala educación taurina que impartía”.

A su hijo también lo apartaban de los tentaderos: “Iban a torear al campo y a mi hijo no le llamaban y trataban de ocultárselo. Lo descubrimos porque subieron fotos a las redes sociales. Un padre nos llegó a decir que desde la escuela le instaron a que no nos avisaran”.

Las redes del profesor de la escuela taurina de Murcia llegaron incluso a las reuniones de madres, cuando estas esperaban a que sus hijos salieran de impartir clases en la escuela: “Cuando llevaba a mi hijo a la escuela quedé con algunas madres a tomar café mientras que esperaba a que mi hijo finalizará las clases. Pronto empecé a notar cosas raras. Hubo un momento en que las madres ya no me llamaban y me quedaba en el coche sentada esperando a mi hijo. No sabía por qué de la noche a la mañana dejaron de querer quedar conmigo, hasta que una madre me dijo que el presunto agresor de la escuela taurina les había dicho que no tuvieran relación con los agricultores, que no eran buenas influencias para ellos”.

La madre del alumno de la escuela añade: “Unos padres me pidieron si podían celebrar la comunión de su hija en mi casa, pero el profesor detenido les dijo que si celebraban la comunión en mi finca su hijo pagaría las consecuencias de esa decisión. También le ocurrió lo mismo a un alumno al que invitamos a torear una becerra en casa”

La inquina J.M.O contra este alumno era brutal. ¿Se puede dejar a una madre sin poder ver a su hijo torear? Pues el profesor de la escuela lo hizo: “Hubo un tentadero en una plaza pequeña que hay por la zona de San Javier y me enteré que salía un autobús desde Murcia para ir a ver torear a los chavales. Mi marido ese día no podía y decidí ir a ver ese tentadero en el autobús que había puesto la escuela. Cuando llegué, en mi cara, J. M. O. me dijo que no había contado con mi plaza. Me quedé sola en Murcia, esperando a que llegara mi hijo del tentadero, sin poder verlo”.

Aquella injusticia ya hizo pensar a algunos padres sobre el comportamiento del que ahora está en prisión preventiva: “Después de aquel episodio, una madre me dijo que iba a sacar al chaval de la escuela porque lo que nos estaban haciendo era injusto. Ella sacó a su hijo de la escuela antes que yo. La mujer estaba viendo cosas que no le gustaban, consideraba que los valores que se estaban dando no eran los idóneos”

Pero, ¿Por qué había tanto odio? ¿Qué podía motivar al profesor a hacer esas tropelías a una familia que había puesto el sueño taurino de su hijo en sus manos? La madre lo tiene claro: “Yo no entraba en el juego de J.M.O. Por eso ese desprecio. Lógicamente, ni tenía ganas, ni me apetecía, ni mi hijo iba a ser torero porque su madre coqueteara con el maestro”.

Después de ese sin fin de desaires, llegó la convocatoria de una reunión en el Club Taurino de Murcia supuestamente para hablar de la programación del curso de la escuela taurina de Murcia. Pero saltó la sorpresa: “Surgió una inesperada reunión en el Club Taurino de Murcia en donde se nos convocó a todos los padres y para hablar del proyecto del curso taurino que iba a dar comienzo. Con lo que había vivido no tenía ganas de ir, pero mi hijo me pidió que fuera, que era importante y allí me presenté sola. Desde el primer momento noté que me hacían el vacío”.

¿Quién estaba en esa reunión?

“En la reunión estaban los directivos de la escuela taurina de Murcia. La presidenta de la misma, su señor padre, Pepín Liria, el presidente del Club Taurino de Murcia y J.M.O. En un momento de aquella reunión pidieron que los alumnos se marcharan y dejaran solos a los padres. Nos quedamos dentro en torno a 40 o 45 personas, padres y algún curioso que entraba a ver al director artístico de la escuela”

¿Y cuándo se marcharon los alumnos que pasó?

“Cuando se marcharon los alumnos empezó el espectáculo dantesco. Me acusaron desde el primer momento. La directora de la escuela dijo que existía una carta de una madre que estaba allí sentada y comenzó a leerla. En ella se hablaba de los malos tratos psicológicos que ejercía el profesor ahora detenido sobre los niños. En la carta se remarcaban los tratos vejatorios a los alumnos, humillaciones y de actuaciones poco correctas. La carta era una película de miedo”.

¿Cuál fue la reacción?

“Todos los padres sabían que al chaval que más daño le estaba haciendo era a mi hijo, tanto padres como alumnos. Mi sorpresa fue que prácticamente todos los padres reaccionaron contra mí. Me empezaron a decir sinvergüenza. Que como podía insultar al maestro, que por qué no lo había dicho a la cara. Hasta alguno me dijo que esa actuación la tenía que pagar. Se ensañaron conmigo muy violentamente”.

¿Y qué les decías? ¿Pudiste defenderte?

“Yo solo dije una cosa. Comenté que yo no había escrito la carta, pero si dije que había cosas que se comentaban en ella que eran verdad y les alerté en que tenían que investigar las cosas que estaban pasando en la escuela y que no eran naturales. Yo no la escribí, pero todo lo que se decía en ella era verdad”

¿Intentó la junta directiva calmar las aguas? ¿Te dieron la oportunidad de defenderte?

“Desde la Junta Directiva dejaron que me humillaran, no intermediaron, bajaron la cabeza y esperaron que los lobos se comieran a la presa. Es más sospecho que el acusado tenía a los padres que le bailaban el agua aleccionados para ese brutal ataque”.

¿Se dio cuenta tu hijo de lo que pasaba?

“Salí corriendo de allí, pensaba que me moría. En la puerta me desmayé. Mi hijo vivió una situación brutal. Se asustó. Solo un padre me ayudó a levantarme. No llegó ahora a imaginar cómo llegue a casa en el coche. Esa noche me podía haber pasado cualquier cosa”.

Lo peor te llegó después……….

“Estuve prácticamente un mes sin poder levantarme de la cama e intenté hacer algo feo. Yo no podía pensar que en un mundo tan bonito, el del mundo del toro, se me catalogara de sinvergüenza. Ahora pienso en las palabras de un padre que decía que como podía decir eso de J.M.O. que había inculcado a los chavales los mejores valores. ¿Qué pensará ahora? ¿Seguirá igual de ciego?”

Esa carta pretendía ayudaros, pero el que la hizo no pensó en las consecuencias que tuvo para ti y tu familia….

“Estoy segura de ello. Esa carta estaba escrita por alguien que conocía bien todo el sufrimiento por el que estábamos pasando, que quería ayudarnos, pero no sopesó lo que podía conllevar su aparición. Ha sido el momento más duro de mi vida, tanto que hasta la vida casi se me va”.

¿Por qué seguiste llevando a tu hijo a la casa del terror?

“Volví a llevar a mi hijo a la escuela porque me pidió que necesitaba seguir entrenando, pero cada vez lo dejaba más lejos. No quería que me vieran. No quería encontrarme con ningún padre. Yo misma me humillaba. Me adentraba sola en aquel fango. Aguanté por el sueño de mi hijo, hasta que él me dijo que no podía más. Me comentó que lavara el chándal, que lo iba a entregar. Cuando lo hizo y salió de la plaza llorando se me desgarró el alma. Se despidió del director artístico, Pepín Liria, al que adoraba, pero le decepcionó. No se dio cuenta del daño que se le había hecho”

EL MULETAZO @elmuletazo