LOS NOVILLOS DE HNOS. COLLADO RUIZ Y «EL COTILLO» PARA LA FINAL DEL BOLSÍN TAURINO DE TORRE PACHECO

No es ninguna broma. Pasar a la final del Bolsín Taurino de Torre Pacheco del próximo sábado, 5 de marzo, significa vérselas con animales de envergadura, con cuerpo de novillos hechos que servirían para festejos donde aparecieran los del castoreño.

La exigencia está servida. La mirada está puesta en como resolverán la situación los murcianos: Víctor Acebo, de Torre Pacheco (Murcia), de Escuela taurina de Almería; José Ángel Noguera “Angelín”, de Beniel (Murcia), de la Escuela taurina de Alicante; Álvaro Ruíz, de La Ñora (Murcia), de Escuela-curso taurino de Antonio Puerta; Alejandro Fernández, de Cieza (Murcia) y Rafael López “El Relente”, de Lorquí (Murcia), de la Escuela de Alicante. También en como vendrán los novilleros invitados de otras escuelas: Carla Otero, de la Escuela taurina de Guadalajara; Manuel Caballero, de la Escuela taurina de Albacete; Ángel Delgado, de la Escuela taurina de Úbeda; Miguel Serrano, de Toledo y Nek Romero, de Algemesí, de la Escuela taurina de Valencia.

Si hay una palabra que se repite entre todos, actuantes y aficionados, es “Rivalidad”. El sábado por la tarde cogerá su máxima expresión cuando los cuatro intrépidos novilleros finalistas se enfrenten a estos ejemplares que ha seleccionado el ganadero Juan Collado Ruiz, con los dos hierros de la casa, el de los Hermanos Collado Ruiz y el de “El Cotillo”. Como recordarán, en estas ganaderías se hizo torero el murciano Rafael Rubio “Rafaelillo”.

Los hermanos Collado Ruiz iniciaron su experiencia como ganaderos de lidia en el año 1986. Para ello decidieron hacerse con una punta de vacas y de sementales de la ganadería extremeña de Herederos de Bernardino Píriz. Se trataban de reses cuyo origen descansaba en la simiente de Tamarón, Conde de la Corte y Gamero Cívico que mantendrán por separado hasta la actualidad, puesto que desde sus inicios la casa contó con vacas y sementales de una segunda línea, procedente de la ganadería de Javier Camuñas, de origen mayoritariamente Jandilla, de encaste Juan Pedro Domecq, que se completó con una segunda compra al hierro de Teófilo Segura, quien había adquirido hierro y ganado restante de Camuñas antes de su desaparición.

En el año 2001, el picador Agustín Collado, ahora en la cuadrilla de “Rafaelillo” inició la aventura ganadera de “El Cotillo” basándose en las reses de origen Jandilla que tanto su padre como su tío habían adquirido a Javier Camuñas en 1996.

Estos son los ejemplares seleccionados:

Fotos: David Lorente

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: