DIEGO VENTURA ABRIÓ EL VI CICLO CULTURAL TAURINO DE LORCA: “EL DÍA QUE ME VAYA QUIERO DEJAR EL REJONEO MEJOR QUE LO ENCONTRÉ”

El rejoneador Diego Ventura abrió el telón, ayer jueves 25 de noviembre, de la programación del VI Ciclo Cultural Taurino de Lorca, organizado por el Club Taurino de la localidad.

El rejoneador de Lisboa participó en una concurrida tertulia taurina donde repasó su carrera profesional, pasando por su pasado, presente y futuro en el arte de Marialba, de la mano del periodista Iñigo Crespo, que moderó la charla.

Ventura, que fue ovacionado al comenzar el acto por todos los aficionados que llenaron el salón del Hotel Jardines de Lorca, comenzó recordando la figura del rejoneador Manuel Vidrié, al que considera una referencia. Además no dejó pasar la ocasión para dejar clara su admiración, que no está reñida con la rivalidad, hacia Pablo Hermoso de Mendoza. Diego tampoco se quiso olvidar de Ginés Cartagena, el desaparecido rejoneador alicantino que impactaba a los públicos, una característica que Diego asumió desde el minuto uno que decidió ser rejoneador.

La figura del rejoneo actual expresó sentirse sólo en la lucha por renovar el rejoneo actual. Diego quiere ofrecer diversidad de encastes en las corridas que lidia hasta pasar por todos los aspectos del festejo para dar categoría al rejoneo. No quiere que la corrida de rejones sea un festejo menor: “El día que me vaya quiero dejar el rejoneo mejor que lo encontré”.

El portugués puso la diana en el aficionado, que es verdaderamente por el que hay que luchar: “Para ser figura del toreo hay que pensar como aficionado y escuchar al aficionado”. Poniendo como ejemplo lo que le pasó en Sevilla, cuando hizo las declaraciones de que quería lidiar ganaderías que den espectáculo: “En aquel momento la ganadería de Fermín Bohórquez no servía para plaza de primera porque le faltaba movilidad”.

En cuanto a la economía de la fiesta Ventura no se mordió la lengua: “En el mundo del toro todo el mundo tiene que ganar dinero y el empresario el primero (que para eso es el que invierte), y el público que paga una entrada tiene que salir contento para volver”.

De cara al año próximo dejó un mensaje, a sabiendas que puede traer cola: “Me apetece mucho llegar a Sevilla el próximo año y matar una corrida diferente, pero sé que ni el empresario ni mis compañeros van a querer”.

Ventura dijo sentirse maltratado, “el más maltratado de la fiesta”, añadiendo que “en 23 años de carrera no haya debutado en Logroño, en Pamplona y en ciertas plazas del norte da que pensar hacia dónde va la fiesta”.

En ese sentido, el rejoneador también comentó la situación de muchos periodistas taurinos, que no pueden ejercer por contar verdades: “Los periodistas importantes de la fiesta se tienen que dedicar a otras cosas simplemente por decir la verdad”.

En cuanto a sus caballos, con los que ha conseguido llegar a la cumbre del rejoneo comentó: “A todos los caballos importantes de mi vida tengo que darles las gracias ya que ellos hicieron que Diego sonara. Hay que tener mucha confianza en los caballos para llegar a un sitio importante y tirar la moneda al aire”. Diego quiso nombrar a dos de los equinos con los que ha tenido una conexión especial: “Caballos como Morante o Dólar hacían una labor importantísima, enganchar a la gente joven”.

Visiblemente emocionado habló sobre el peso de perder a un equino, algo que cuesta asimilar: “Cuando un caballo muere no se te va un caballo, se te va un ser que te ha permitido dar lo mejor de ti, porque yo sin ellos no soy nada”.

Con firmeza, el rejoneador defendió su manera de interpretar el arte de Marialba, algo que no entendieron muchos al principio: “Se me puso el sello de espectacular por vestir con trajes bordados y comprometer al toro y al caballo pisando terrenos difíciles, cuando realmente la pureza es ir de frente y clavar en el estribo”.

Para finalizar, el rejoneador agradeció a la afición su asistencia y se competió con Lorca y con la plaza de toros de Sutullena: “Si hay una plaza bonita en España es la de Lorca, así que siempre que cuenten conmigo aquí estaré. Los profesionales debemos de apoyar esta plaza ya que gracias a la lucha de los aficionados se ha evitado que se pierda una plaza. La fiesta siempre y cuando los aficionados vayan a los toros, va a existir”.

Cerraron el acto la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Lorca, María Ángeles Mazuecos, y el presidente del Club Taurino de Lorca, Juan Coronel, que anunciaron que las obras de reconstrucción de la plaza de toros de Sutullena se retomaron el pasado miércoles, después de haberse solventado la modificación del proyecto inicial.

El ciclo taurino continúa este viernes 26 de noviembre con la visita del torero gaditano Jesús Janeiro Bazán “Jesulín de Ubrique” a Lorca. Será en otra tertulia en el Teatro Guerra a las 20:30 horas.

Por @elmuletazo