EL TORO HERIDO DE ENVIDIA

Encontrarse con un toro herido es uno de los momentos más peligrosos para un ganadero, ya que en cualquier momento puede arrancarse a todo lo que se mueve a su alrededor y producir situaciones de fuerte tensión.

Dice uno de los mejores alquimistas de la bravura, Don Fernando Cuadri, que el comportamiento del toro en la dehesa tiene muchas similitudes con el proceder del humano en la vida. Al igual que el burel que ha sido repudiado por sus hermanos, las personas reaccionan con actitudes incomprensibles cuando se sienten arrinconadas o apartadas del proceder normal de la mayoría.

En lugar de ponerse a pensar en los motivos que le han llevado a ser ese 0,01%, cambiar el chip y volver a la manada; el humano arremete contra el 99.99%. Y claro, normal, que ante tanto ataque, tropelía y sinrazón, la manada no quiera saber nada de él y lo olvide para siempre. Ahí está el refrán “quien siembra vientos, cosecha tempestades”.

Realmente produce mucha pena la situación de estas gentes. Podrían tenerlo todo, podrían ser respetados por su carrera profesional y personal, pero sin embargo han elegido una vida de odio que sobrepasa la chabacanería para sumergirse en la más profunda envidia y convertirse en bufones de las redes sociales, solo para producir enormes carcajadas y cargarse de un plumazo el poco prestigio que les queda, por asuntos varios de infausto recuerdo. (Véase algo de una escuela taurina)

La Murcia Taurina se congratulaba ayer martes del merecido homenaje que el Gobierno de la Región de Murcia tributaba en la noche del pasado lunes a Rafael Rubio “Rafaelillo” al conmemorarse este año su XXV aniversario de alternativa. El torero del Barrio del Carmen se rodeó del cariño de todos sus amigos, aficionados y profesionales del toro de la Región de Murcia, de los que estuvieron presentes en el acto, y de los que le mandaron mensajes felicitándole por la efeméride y excusando su ausencia.

Todos menos uno, que prefirió el espectáculo lamentable por una red social, lanzando un mensaje obsceno e impropio de un torero para conseguir protagonismo. Una lindeza que me niego a reproducir.

Bendito el que le alertara para eliminar el mensaje a las pocas horas de su publicación, aunque el daño ya estaba hecho, pero no hacia la dirección que pretendía, sino a su ya derrumbada imagen.

Por contra de todo esto, sin sacar braguetas ni atributos a relucir, porque no le hace falta (y este ha estado dos veces a punto de morir por cornada en una plaza de toros), toda una figura del torero de la Región de Murcia, de las que pararon ferias, que son a los que realmente se les puede llamar figura; estuvo sentado como uno más en el Auditorio Víctor Villegas para rendirle homenaje a su paisano del Barrio del Carmen.

Este, que también ha tenido errores en la vida, ha sabido reconducirlos y por consiguiente mantiene el respeto y la admiración que merece un torero que ha salido 4 veces por la Puerta Grande de la plaza de toros de Las Ventas de Madrid. No hay discusión, José Ortega Cano es el torero más importante que ha dado la Región de Murcia, de momento hasta que llegue otro e iguale o supere su palmarés.

Esa es la evidencia, y no me lo imagino dando una pataleta de un niño chico porque su tierra ha homenajeado a un torero con menos logros conseguidos.

Como el lema de Murcia por antonomasia, tiene que haber agua para todos.

Por Fran Pérez @frantrapiotoros