EL SUBALTERNO LORQUINO DOMINGO GARCÍA “DOMINGUÍN” SE CORTARÁ LA COLETA EN YECLA TRAS CASI 40 AÑOS DE ENTREGA EN EL MUNDO DEL TORO

Fue uno de los novilleros más esperanzadores de la Región de Murcia en los años 80. El lorquino Domingo García Montiel “Dominguín” sorprendió a todos desde su mismo debut de luces en mayo de 1983. Con la ilusión por delante, siempre trató de abrirse paso en una profesión donde las puertas no suelen estar abiertas.

“Dominguín” tenía un gran concepto del toreo, cosa que no pasó desapercibida por empresas como la de Madrid, donde se presentó de novillero el 29 de junio de 1986, haciendo el paseíllo junto a Juan Buquerín y Emilio Silvera.

En La Condomina estuvo también rodeado de los mejores, llegando a actuar en un festejo de relumbrón junto a Julio Aparicio y Enrique Ponce.

Sutullena, la plaza de su Lorca donde soñó ser torero, le vio crecer, pero en ella se cumplió el famoso refrán de que nadie es profeta en su tierra. Siendo un novillero destacado, se tuvo que ir hasta Yecla para tomar la alternativa.

El 20 de septiembre de 1991, Emilio Muñoz le cedió la lidia y muerte del toro “Dominador”, marcado con el número 6, negro zaino de capa, en presencia del colombiano César Rincón.

Tras varios años batallando en el escalafón de matadores de toros, decidió cambiar el oro por la plata e ingresar en la muy respetable lista de subalternos, donde ha dignificado la profesión actuando tanto en corridas de toros, en festejos de rejones y en festejos de promoción junto a novilleros de la Región que necesitaban tener a su lado a una persona con la experiencia que él tenía acumulada.

El próximo domingo 26 de septiembre en Yecla, Domingo García “Dominguín” se cortará la coleta, 30 años después de haber tomado la alternativa en esa plaza.

El banderillero, que actuará a las órdenes del novillero yeclano Pedro Navarro, es consciente de que con el paso de los años hay que hacer un esfuerzo sobrehumano en cuanto a la preparación física se refiere si se quiere seguir en activo. Está feliz con lo conseguido y ha decidido vivir el mundo del toro de otra manera: “Mi paso por esta profesión ha consistido en luchar con alegría por lo que no he podido ser”

Domingo, que vestirá de blanco, como el día que tomó la alternativa, se rodeará de los suyos en un día de tan especial calado en sus sentimientos y al término del festejo dejará que sus hijos, por los que tanto ha peleado en las plazas de la piel de toro, le quiten el añadido, poniendo así punto y final a su paso por los ruedos: “Estoy orgulloso de mi paso por el toreo, he disfrutado mucho”.

Fran Pérez @frantrapiotoros