UREÑA SE RECONCILIA CON EL TRIUNFO CUAJANDO UNA ACTUACIÓN DE PUERTA GRANDE EN ALBACETE

La cuarta de la Feria de los Llanos tenía lugar, en la tarde de este 11 de septiembre, en el coso de la ciudad manchega. Morante de la Puebla, Paco Ureña y Juan Ortega trenzaban el paseíllo con un encierro de Juan Pedro Domecq.

El primero de la tarde fue devuelto a los corrales por falta de fuerza, en su lugar salió un sobrero castaño de Conde de Mayalde de nombre «Afrancesado». Al animal le faltó fuerza en la embestida y fijeza. Morante apostó y dejó derechazos de mucho calado con él a pesar de la poca transmisión y le sopló también momentos buenos por el pitón izquierdo. Sublimes dos pases del desdén. Hubiese tocado pelo si la espada no se le hubiese marchado muy baja. Ovación.

Ajustadísimo quite por gaoneras con pequeño susto incluido le recetó Paco Ureña al tercero de la tarde, un animal que tuvo más recorrido y más transmisión en la embestida. Comenzó la faena por estatuarios rematados con un buen pase del desdén. Con la mano derecha toreó en redondo ligando los muletazos dándole hasta tres series que pusieron la plaza hecha un hervidero. Remató la faena por circulares invertidos. La espada cayó baja y el lorquino sufrió un fuerte golpe en el abdomen. Atronadora petición y una oreja al esportón.

Poco pudo hacer frente al tercero de la tarde Juan Ortega. Demostró disposición y ganas ante un animal que no tuvo fuerzas y que no tuvo ni una embestida. Pinchazo y estocada. Palmas.

Saltó al ruedo albaceteño el cuarto de la tarde de nombre «Pantomino» que correspondió en suerte al de La Puebla. El animal ya de salida evidenció la escasa fuerza. Morante toreó a placer a la verónica e hizo las delicias del público. Hizo un quite por chicuelinas y tras coger la muleta comenzó por ayudados por alto. El toro se apagó y todo quedó en aguas de borrajas. Pinchazo, media estocada y un golpe de verduguillo. Ovación.

Entregado salió Paco Ureña con el quinto del festejo, el animal que más posibilidades tuvo de la tarde, con el capote dejó un buen ramillete de verónicas. De rodillas comenzó el trasteo de muleta para después continuar por la derecha dándole muletazos de gran empaque; con la mano izquierda se vieron los mejores naturales de la feria, ¡qué manera de torear relajado! Pinchazo y estocada en todo lo alto. Oreja y puerta grande.

Poco pudo hacer Juan Ortega con el soso y desclasado sexto. Lo intentó por ambos pitones sin éxito, pasando apuros en algunos momentos ya que el toro levantaba la cabeza y cortaba el recorrido. Estocada. Silencio.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Albacete. Cuarta de la Feria de los Llanos. Corrida de toros. Lleno en el aforo permitido.

Toros de Juan Pedro Domecq y el primero bis de Conde de Mayalde.

Morante de la Puebla, ovación y ovación

Paco Ureña, oreja y oreja

Juan Ortega, silencio y silencio

Por Luis Miguel Blázquez

@elmuletazo