“RAFAELILLO” PASEA UNA OREJA DE UN EXIGENTE ADOLFO EN VILLACARRILLO

Rafael Rubio “Rafaelillo”, Octavio Chacón y Alberto Lamelas trenzaban esta tarde el paseíllo ante una imponente corrida de Adolfo Martín en la localidad jiennense de Villacarrillo. A las seis de la tarde arrancaba el paseíllo.

Serísimo de estampa el primero de la tarde, que recibió una vara y a partir del segundo tercio perdió toda la fuerza y desarrolló peligro. Muy voluntarioso el murciano para intentar sacar algo del de Adolfo Martín, pero la poca fuerza que tenía la usaba para defenderse, especialmente por el lado derecho. Mató el murciano de pinchazo hondo que requirió de descabello y fue ovacionado.

El segundo salió con pies, rematando en los burladeros, y tras tres verónicas de bella factura, Chacón dejó varias chicuelinas y dos medias que pusieron en pie a un tendido también emocionado por la imponente presencia del cárdeno animal. En el tercio de varas, lució Chacón al astado, y el varilarguero le dio una única pero bien agarrada vara. Nueva ovación. Tras un buen tercio de banderillas, dejó limpias series el gaditano que llegaron arriba. Mató de una estocada hasta la bola en todo lo alto y paseó una oreja.

Dispuesto Alberto Lamelas en el tercero, al que dejó chicuelinas de salida y revolera airosa para cerrar el saludo. En el segundo tercio, lució de largo al animal, que se arrancó como un obús al peto y recibió un buen puyazo; en el segundo marró el varilarguero. En banderillas, el toro desarrolló peligro y muleta en mano Lamelas se la jugó con un animal reservón, peligroso y al que le arrancó muletazos, algunos de ellos de calidad, pero sin que se entregase el cárdeno. Mató de estocada desprendida. Oreja.

El cuarto, para Rafaelillo, fue un animal al que saludó en terrenos del tercio, intentando fajarse con él de capa, pero el animal era muy incierto y no consiguió conectar el murciano. Una única vara se llevó el de Adolfo, que se mostró reservón en banderillas. Brindó el animal y, en la faena de muleta, le tuvo que arrancar literalmente los muletazos al incierto animal, hasta que acortó terrenos en la última parte del trasteo y sacó muletazos en cercanías. Estocada entera fulminante y oreja.

El quinto lo recibió a la verónica en terrenos del tercio Octavio Chacón, lidiando sobre los pies. Dos buenas varas recibió el animal. En banderillas, mostró peligro el cárdeno, siguiendo hasta el olivo a los hombres de plata. Durante la faena, el animal desarrolló mucho peligro y Chacón tragó lo indecible. Mató de estocada tendida y descabello. Oreja.

En el sexto se sacó hacia el centro del ruedo y fue volteado en un momento dramático, en segundos eternos… que por fortuna no tuvieron consecuencias aparentes para el torero. El animal se lesionó de una mano y fue devuelto. Al sexto bis lo saludó con arrebatadas verónicas el jiennense. Se le dio una vara y, tras el vistoso tercio de banderillas, el animal sacó nobleza y trazo humillado. Se ganó una oreja malograda por los aceros. Estocada baja desprendida y pinchazo que requirió de descabello. Ovación.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Villacarrillo (Jaén). Corrida de toros. Lleno en el aforo permitido.

Toros de Adolfo Martín.

Rafael Rubio “Rafaelillo”, ovación y oreja.

Octavio Chacón, oreja y oreja

Alberto Lamelas, oreja y ovación