JORGE MARTÍNEZ CORTA UNA OREJA DE MUCHO PESO Y PONE EL TOREO DE VERDAD EN VILLASECA DE LA SAGRA

Diego San Román, Jorge Martínez y Manuel Perera trenzaban, este lunes, el paseíllo en la segunda de la Feria del Alfarero de Oro en la localidad toledana de Villaseca de la Sagra. Se lidiaba un encierro de Jandilla.

Ya fueron de espanto las gaoneras que le sopló Diego San Román al astifino primero, animal con el que tuvieron que saludar en banderillas Bejarano y Novillo tras tres aplaudidos pares. A milímetros de la taleguilla fueron los cambiados del mexicano a un incierto animal que se vino soberanamente abajo después de que descubriese al joven en una serie y a punto estuviese de herirlo. Tiró de porfía Diego, que se vio imposibilitado ante tal animal. Manoletinas de cierre, metisaca, media estocada y silencio.

De sutil trazo las suaves verónicas que le recetó Jorge Martínez al bonito segundo, hasta que se le devolvió y debió lidiarlo sin más. Vara trasera y quite por tafalleras. Brindó al público el murciano, que tuvo que sujetar a un animal que se le rajó a la primera de cambio. Y tiró de él al hilo de tablas poniendo ímpetu y por momentos la lentitud que le dejaba el de Jandilla. Faena de querer ante un manso al que despenó de una estocada entera trasera que tardó en hacer efecto. Descabello y vuelta tras petición después de un aviso.

Al portón de los sustos se fue Manuel Perera a saludar al tercero, al que le sopló un cambiado ajustadísimo de rodillas y un ramillete de arrebatadas verónicas. Apuesta también en el quite tras la vara de Pastelito y emotivo brindis a los compañeros. Aprovechó la inercia y la movilidad de un animal que tuvo como defecto salir con la cara alta del envite. Pero le hizo lo que quiso el extremeño; lo llevó limpio y se encajó por ambos lados y tuvo instantes también para el toreo de cara a la galería. Todo un conjunto de cualidades resumidas en valor y entrega que emocionaron al tendido sagreño. Se le puso complicado el animal a la hora de matar pero le sopló una media efectiva tras derrame. Oreja con fuerte petición de la segunda.

Le meció con gusto el capote a la verónica San Román al hondo cuarto, animal que se arrancaba de lejos y al que José Otero pareó de forma brillante. De rodillas fue un inicio de obra de conexión y, tras ello, le dio distancia al novillo en el cite y le respondió con codicia, pero echó la persiana a partir de la segunda serie. Cesó la música y se dio un arrimón de órdago el mexicano. Lo prendió sin consecuencias aparentes en las bernadinas finales y mató de estocada entera un punto caída. Ovación.

Más terciado por detrás era el quinto, al que saludó con un ramillete de despaciosas verónicas Jorge Martínez, algunas de ellas de toreo a ralentí. Una auténtica delicia la prodigiosa capa del murciano. Quiso hacer variado el quite… pero éste no superó a sus verónicas iniciales. A sus hombres de plata brindó la faena, en la que tiró de esa misma suavidad que atesora. Y le formó un lío total y absolutamente despacioso, de toreo a dos por hora por ambos lados a la calidad humilladora del animal. Se tiró de verdad a matar y fue volteado junto a su hombre de plata. Oreja de ley con petición de la segunda.

De rodillas intentó saludar Perera a un sexto que se iba suelto y al que sujetó en la contraquerencia. Animal al que intentó un variado pero atropellado quite. Y en la misma tónica una faena en la que, tras el toreo fundamental a un animal que protestaba en el embroque, tiró de encimismo. Mató de estocada trasera y atravesada.

FICHA

Plaza de toros de Villaseca de la Sagra, Toledo. Segunda del Alfarero de Oro. Lunes 6 de Septiembre. Novillada con picadores. Lleno en el aforo permitido.

Novillos de Jandilla. Aplomado y muy a menos el primero; manso de libro el rajado segundo; emotivo en la arrancada y con recorrido el buen tercero; con codicia inicial pero luego aplomo el cuarto; con calidad humilladora la del buen quinto, aplaudido en el arrastre; protestón el sexto.

Diego San Román, silencio y ovación.

Jorge Martínez, vuelta al ruedo y oreja.

Manuel Perera, oreja y silencio.

@elmuletazo