CUMBRE DE JORGE MARTÍNEZ EN ANTEQUERA QUE PASEA CUATRO OREJAS EN LA FINAL DEL CIRCUITO DE NOVILLADAS DE ANDALUCÍA

La plaza de toros de Antequera acogió este domingo, 4 de julio, la final del Circuito de novilladas con picadores de Andalucía que organiza la Fundación del Toro de Lidia con la colaboración de la Junta. En una tarde calurosísima, los novilleros Santana Claros, Jorge Martínez y Manuel Perera rivalizaron para actuar el próximo domingo en Atarfe (Granada), en la gran final del Circuito, para así dar otro paso más en su pretensión de llevarse a su casa el trofeo que les acredite como triunfador de este certamen que está resucitando al escalafón de jóvenes promesas del toreo.

Abrió el festejo el novillero malagueño Santana Claros que se las vio ante un animal de Domínguez Camacho escaso de fuerza y mucha clase. El burel se llevó por delante en banderillas al subalterno Sergio Aguilar, cogiéndole de fea manera por la taleguilla. Afortunadamente todo quedó en un susto y las consecuencias solo fueron para el sastre. Claros, que dibujó con el capote alguna buena verónica, brindó la faena al matador Jiménez Fortes. El trasteo no tomó altos vuelos, aunque el malagueño siempre quiso hacer el toreo de verdad. Dejó algún pasaje bueno por ambos pitones y mató con eficacia. El amable público le pidió una oreja que el presidente concedió muy generosamente.

Jorge Martínez cuajó con el capote al segundo de Virgen María. Dejó un ramillete de verónicas rematado con una media de gran expresión y enorme personalidad. Pegó fuerte desde el principio Martínez ante un novillo serio y de calidad que cumplió en varas. La labor con la muleta fue magnifica. Brindó la obra a una amiga del tendido y después labró el toreo. Primero con la mano derecha, dejando series ligadas y con emoción rematadas con buenos pases de pecho. El novillo se sintió podido y cerró la persiana pronto, pero Martínez tiró de valor, firmeza y una cabeza impropia de un chaval de tan corto bagaje. Arreó el murciano que pisó los terrenos donde los pies queman para literalmente exprimir todo el fondo del novillo. Cerró por ayudados por alto de sello propio para después dejar una sensacional estocada arriba. El faenón estaba firmado y las dos orejas en sus manos.

Manuel Perera recibió al tercero con el capote a la espalda en los medios. Tuvo el extremeño que tragar quina espoleado por el triunfo de Jorge Martínez. El recibo fue de infarto ante un novillo que salió muy distraído de chiqueros. El toreo de Perera es un huracán, al son del ciclón que lleva como apoderado. No se deja ganar la pelea, muerde, no perdona un quite. Los públicos se le entregan. El novillo de Virgen María fue un tejón embistiendo. Sensacional por ambos pitones. Para torear, hay que templar el huracán y Manuel lo consiguió por momentos, dibujando muy buenos muletazos, principalmente por el pitón izquierdo. Se arrimó de verdad  al final de faena y llegó con fuerza al respetable. Perdió las orejas por el mal uso de los aceros.

El cuarto novillo fue de gran calidad, el mejor de los lidiados de Virgen María. Un animal para cortarle las orejas que se encontró con un Santana Claros más centrado. Lo recibió por verónicas, se echó el capote a la espada en el quite y con la muleta sacó la mejor versión de su toreo. Firme y capaz sacó brillantes momentos por ambos pitones, llevando al animal largo y rematando las tandas con bellos pasajes por bajo y pases de pecho completos. El final de faena tuvo sabor, pero lamentablemente descordó al toro en la primera entrada a matar y su labor quedó en un trofeo.

El quinto lució de salida unas hechuras muy en Marqués de Domecq. Colorado de capa, embistió con calidad al capote de Jorge Martínez que volvió a manejarlo con tremenda destreza. El animal cumplió en varas  y se fue largo en banderillas, mostrando su bravura y abriendo otra vez las puertas al triunfo del novillero. El murciano brindó el trasteo al torero malagueño Jiménez Fortes, que pasa por unos malos momentos debido a la lesión en la rodilla que se produjo hace una semana en Madrid y que le ha obligado a cortar la temporada. El animal quiso más que pudo, ya que estaba limitado de fuerzas, pero Martínez se sacó de la chistera el temple y le cuajó una faena bellísima, llena de cadencia, expresión y gusto. Exprimió al burel por ambos pitones para después terminar de enganchar al respetable con pases accesorios que no se salieron del clasicismo y pureza que trata de imprimir en sus faenas el de Totana. Cerró la obra por manoletinas ceñidas poniendo al público en pie. Pegó un estoconazo hasta la bola para atronar al toro y paseó las dos orejas redondeando un triunfo bestial. El toreo está de enhorabuena, la Murcia Taurina respira.

Manuel Perera salió a la plaza a triunfar o morir. Estuvo hecho un verdadero tío, estando en novillero, no dejándose nada dentro. Perea fue todo entrega y esta vez mató a la primera. Las dos orejas que paseó le supieron a gloria.

Ficha:

Plaza de toros de Antequera (Málaga). Domingo 4 de Julio. Novillada con picadores. Final del Circuito de Novilladas de Andalucía.

Novillos de Domínguez Camacho y Virgen María.

Santana Claros: Oreja y Oreja.

Jorge Martínez: Dos Orejas y Dos Orejas.

Manuel Perera: Saludos desde el tercio y Dos Orejas

Entrada: Aforo permitido lleno en la parte de sombra.

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del coronavirus y sonó el himno de España tras romperse el paseíllo.

@elmuletazo

Fotos: David Bracho