NOTABLE TARDE EN VISTALEGRE DE PACO UREÑA QUE PIERDE LA PUERTA GRANDE POR EL MAL USO DE LOS ACEROS

La feria de San Isidro de Vistalegre no está siendo exitosa en cuanto a la asistencia de público se refiere. Los elevados precios y el cabreo de la afición porque la plaza de toros de Las Ventas está cerrada han hecho que la gente se quede en su casa viendo los toros por la tele o literalmente pase de lo acontecido. Solo Roca Rey tira con fuerza de la taquilla, como se demostró ayer miércoles.

La entrada del festejo de este jueves, con Paco Ureña en el cartel tampoco contó con el calor del público y eso que el festejo era muy del gusto de la afición de Madrid. La ausencia de Emilio de Justo, uno de los toreros más destacados de lo que va de temporada, también hizo que al final la gente no acudiera a la plaza como en un principio se pretendía.

Al final Miguel Ángel Perera, el mencionado Ureña, en su segunda tarde en el serial, y Daniel Luque, por la vía de la sustitución, compusieron un cartel que remató una bien comida, floja y complicada corrida con los tres hierros de la Casa Matilla

Abrió el festejo un burel de excelente presencia, nobilísima condición y escasísima fuerza de Hermanos García Jiménez con el que Miguel Ángel Perera hizo una labor de enfermero extraordinaria. Consiguió mantener en pie al bicho a base de temple y terminó por sacarle multitud de muletazos que se olvidarán pronto. Faena efectista coronada con una buena estocada. El público, poco riguroso, le pidió una oreja y el presidente no tuvo más remedio que concederla. En banderillas destacó pareando Curro Javier, que saludó una ovación.

“Caramelo” de Olga Jiménez se deslizó de salida buena manera en el capote de Paco Ureña y este lo aprovechó para dar una serie ceñida de lances desmallados que sacaron el olé del respetable. Ureña quiso desquitarse de las críticas que lo calificaron como frio en su pasada comparecencia en la feria y ejecutó un quite por delantales con mucha belleza rematados con una conseguida media. El de Lorca brindó la muerte del toro al Doctor Enrique Crespo y a todo su equipo, que están siendo unos verdaderos ángeles de la guarda para los toreros esta feria.

Sin pensárselo mucho Ureña se echó la muleta a la izquierda para dejar una primera serie con mucha disposición. Después llegaron dos tandas de derechazos ligadas, muy hilvanadas, donde el de Lorca llevó al animal largo, toreando en redondo y rematando con pases de pecho de pitón a rabo. Volvió a la zurda para dejar algún natural delicatesen de mano baja, abriendo mucho el compás y jugando con la cintura. Se sintió el torero que remató la faena con muletazos por bajo sensacionales que elevaron el nivel del trasteo. Coronó la obra con un espadazo por arriba y paseó una oreja como premio a su notable actuación, aunque el público le pidió la segunda, premio que hubiera sido exagerado.

El tercero fue muy soso y Daniel Luque solo pudo dejar alguna verónica suelta de calidad en su labor capotera y disposición y entrega en sus qué hacer con la muleta. Lo mejor fue la estocada, rápida y efectiva que termino con el capítulo de sopor. Saludó una ovación desde el tercio.

El cuarto fue un animal con movilidad y con complicaciones al que Miguel Ángel Perea no entendió. El animal fue exigente y puso a prueba al extremeño que solo sacó algo estimable al final de la faena. Mató de estocada entera y recibió la ovación del respetable. Pareó con acierto Javier Ambel.

“Verdiales” no humilló de salida en el capote de un Ureña que intentó estirarse a la verónica. El de la Casa Matilla, feo y corto de cuello, no se entregó en ningún momento y puso en apuros a los banderilleros del lorquino en el tercio de rehiletes. Ureña esta vez brindó la faena de muleta al público y dejando de inicio dos trincherazos de verdadera pureza. El toro fue mostrando sus complicaciones a medida que avanzaba la faena y amagó en un par de ocasiones en echarse a los lomos al de Lorca. Paco se la jugó y sacó por el pitón izquierdo naturales de mano baja llegándole mucho al toro con los vuelos de la muleta. Acortó distancias el torero para dejar una tanda de gran exposición que emocionó a los espectadores. Una labor muy profesional que acabó con unos bonitos naturales con la figura muy erguida que recordaron a Jiménez, el mejor Pepín de Murcia. Lamentablemente emborronó el gran trabajo recetando una estocada baja que necesitó de un golpe de descabello. Saludó una ovación.

El sexto, complicado en los primeros tercios, se aburrió pronto en la muleta poderosa de Daniel Luque y cantó la gallina. El sevillano, que brindó la faena a los matadores de toros y novilleros que están heridos, tan solo pudo justificarse.

Ficha:

Plaza de toros de Vistalegre. Jueves 20 de Mayo. Séptima de Feria. Corrida de toros.

Toros de García Jiménez (1º, 4º, 5º y 6º) y Olga Jiménez (2º y 3º). Bien presentados, justos de fuerza y con complicaciones.

Miguel Ángel Perera: Oreja y Ovación.

Paco Ureña: Oreja y Ovación con saludos.

Daniel Luque -en sustitución de Emilio de Justo-: Ovación con saludos y Silencio.

Saludaron tras parear al primero y al cuarto Curro Javier y Javier Ambel.

Entrada: Menos de 2.000 personas.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Luis Sánchez Olmedo – Cultoro