VÍCTOR ACEBO LLENA EL MIÉRCOLES SANTO DE TOREO EN “LOS RONCELES”

Por la finca “La Tiesa” de Vilches pasó la Semana Santa en forma de toreo. No pasaron nazarenos, ni hubo chicotás, pero las muñecas de un joven novillero murciano pusieron la emoción y rompieron el silencio un Miércoles Santo ante las bravas embestidas de las vacas de la ganadería jiennense de “Los Ronceles”.

Víctor Acebo hizo estación de penitencia. Plasmó la elegancia torera con la prestancia que un costalero mueve un paso. Y lo importante, volvió a llegar al nivel del año 2019, cuando toda la afición se sorprendió de su corte y clasicismo en las novilladas que tuvo la suerte de torear en Dos Torres, Navas de San Juan, Salamanca y Azuaga.

Así toreó a las vacas propiedad de Curro Jiménez, de origen  Juan Pedro Domecq Solís, “Jandilla”, “Zalduendo”, Toros de El Torero, “El Torreón”, “Buenavista”, D. Daniel Ruiz Yagüe y D. Luis Algarra que se jugaron en un tentadero que compartió junto al matador de toros Lama de Góngora y el alumno de la escuela taurina de Úbeda, Antolín Jiménez.

El de Torre-Pacheco, perteneciente a la escuela taurina de Almería, se prepara con la intención, si la pandemia lo permite, de torear un buen número de novilladas sin caballos para buscar el siguiente paso en su carrera, debutar con caballos.

Por el momento está esperando entrar en el certamen Alfarero de Plata de Villaseca de la Sagra y en el certamen del Fomento de la Cultura Taurina de Andalucía.

Ojalá el sector taurino sepa reaccionar a tiempo para que chavales como Acebo tengan las oportunidades que se merecen. De lo contrario, la tauromaquia estará camino del Gólgota.

@elmuletazo