Y EL SUEÑO SE CUMPLIÓ……

Ha sido con una becerra del guarismo del 19 en la ganadería madrileña de San Isidro, propiedad de D. Raúl Tenorio Humanes, pero las ganas de ir a una plaza de toros nos hacen imaginárnoslo delante de uno de estos mismos animales, con 5 años, de procedencia Marqués de Domecq, en cualquier plaza de toros de primera categoría.

La plaza de tientas de la finca “Navarredonda de los Llanillos”, situada en término municipal de Villarejo de Salvanés, se perfumó en los pasados días con la clase, profundidad y belleza del toreo de Paco Ureña.

Se han escrito muchas cosas de la considerada figura del toreo actual de la Región de Murcia, pero la realidad siempre supera las florituras. El de Lorca es un torerazo de calidad indudable que se ha labrado su destino a fuerza de no darse por vencido, incluso cuando la vida lo ponía ante las montañas más altas.

Tiempo atrás, eran pocos los que confiaban en que el murciano cumpliría su sueño. No imaginaban que ese niño que salió en los brazos de Pepín Jiménez en una fiesta de la peña del rubio torero, llegará a superar, en lo que al palmarés se refiere, al maestro. Pero, como dice el Cholo Simeone “partido a partido”, en este caso tarde a tarde, Ureña consiguió creer en el mismo y luego hacer que los demás confiaran en su potencial para llegar a ser uno de los toreros predilectos de la afición.

Los hubo adelantados, como el maestro Antonio Chenel “Antoñete” en aquel recordado certamen de novilladas nocturnas de “Las Ventas”: “Manolo (Molés) este sabe torear”, la gente de Calasparra que le otorgó la “Espiga de Oro” de la feria del Arroz, el apoderado Juan Segura o el maestro José Antonio Campuzano, entre otros más.

Luego la joya empezó a brillar.

Que sea por mucho tiempo.

@elmuletazo

Vídeo: Ramón García Aragón