GANADERÍA DE “TORRENUEVA”: EL RESURGIR DE LOS “CEBADAS MADRILEÑOS”

Continuamos ofreciendo a nuestros lectores la posibilidad de conocer lo mejor de la cañada brava española, a través del objetivo de nuestro colaborador Javier Salamanca. Esta semana visitamos la ganadería de “Torrenueva”, que lidió en la Feria Taurina del Arroz de Calasparra en su edición de 2005 una novillada de excelente presentación y desigual juego, en la que triunfó el diestro Israel Lancho. Como verán reúne todos los atractivos para poder volver a anunciarse.

Dadas las circunstancias actuales, hay que alegrarse de que ganaderías de las que últimamente se sabía poco, intenten volver por el camino del éxito que años atrás tuvieron y más en momentos tan difíciles. Es el caso de la divisa madrileña de “Torrenueva”, con el joven ganadero Miguel Fernández a la cabeza, cuyo proyecto empezó en 1995 con reses de procedencia “Cebada Gago” compradas a la casa madre. Ya en el año 2000 se añadieron más de la ganadería de “Guadiamar” también de la misma sangre y un semental de nombre “Violeto” con el hierro de Torrestrella que dio muy buen resultado. En 2001 se añadieron vacas y sementales del “Marqués de Domecq” que se llevaron por separado. Actualmente de esto último no queda nada, habiéndose vendido todo al ganadero alcarreño Álvaro Polo.

Muy pronto empezaron los éxitos para esta ganadería. Desde tierras de Colmenar salían novillos para las principales ferias de novilladas de España y también francesas, triunfando en casi todas ellas. Aunque también se lidió alguna corrida de toros, lo fuerte de esta divisa eran las novilladas. Sin embargo, la presentación en Madrid en 2008 no fue muy exitosa. En 2006 la ganadería se trasladó a tierras salmantinas, pero en 2010 volvió al campo madrileño de nuevo y como se suele decir, “entre pitos y flautas” los éxitos fueron a menos, reduciéndose la ganadería de tal manera que algún año no llegó a lidiar ningún festejo, e incluso se llegó a decir que la ganadería había desaparecido, pero no fue así.

En el Alfarero de Plata de Villaseca de la Sagra en 2017, volvió “Torrenueva” y con éxito, estando entonces sus reses en la provincia de Toledo. En 2019 lidió 3 novilladas picadas en localidades madrileñas, todas bien presentadas como es norma en la casa y de juego variado, pero llegó la pandemia y se paró todo de nuevo.

Miguel Fernández sigue luchando por volver a poner su ganadería en primera línea, cuando otros están pensando en tirar la toalla debido a esta crisis económica y sanitaria. Para ello a principios de este año volvieron sus reses a tierras madrileñas, en concreto a la conocida finca “Sotillo Gutiérrez” donde los cárdenos de la familia Hernández Pla reinaron en otros tiempos e incorporó una camada de eralas de la divisa de Fernando Peña, para poco a poco ir subiendo el número de vacas madres, pero sin pasar del centenar de momento. Estamos seguros de que el trabajo y el empeño del ganadero y su familia por volver a la senda de los éxitos dará resultado. Los “Cebadas Madrileños” resurgen de nuevo y de eso nos alegramos.

Ficha ganadera:

Pertenece a: Asociación de ganaderías de lidia

Propietario y representante: Miguel Fernández Guillen

Divisa: naranja y verde     señal de oreja:  despuntada en la derecha y orejisana en la izquierda

Finca principal: “Sotillo Gutiérrez” en Ciempozuelos (Madrid)

Antigüedad: 27/7/2008

Procedencia actual:  Nuñez-Jandilla y Torrestrella-Via Cebada Gago y Fernando Peña

Fotos y texto: Javier Salamanca