LOS MEJORES MOMENTOS DE LA FERIA DE CALASPARRA: EL IDILIO DE ANTONIO PUERTA CON LOS NOVILLOS DE CEBADA GAGO EN “LA CAVERINA”

Este año 2020 está siendo especialmente duro para todos los que sienten la grandeza de la feria del Arroz de Calasparra. Mientras esperamos a que se le dé la estocada definitiva a este virus que ha puesto en jaque a la humanidad, la feria sigue viva con los recuerdos. No queda otra.

Hoy hablamos con un torero de Murcia que ha notado en su piel la emoción y el calor de la mejor feria de novilladas de España. De hecho, tuvo la suerte de alzarse con el prestigioso trofeo Espiga de Oro en el año 2014 y casi vuelve a repetir premio en 2015.

Hace 5 años que Antonio Puerta hizo por última vez el paseíllo en “La Caverina” de novillero actuando junto a Pablo Aguado y Alejandro Marcos frente a una novillada de Cebaba Gago, ganadería con la que tuvo un idilio en Calasparra, ya que con ella obtuvo sus éxitos rotundos en las dos ediciones de la Espiga de Oro en las que participó.

“Tengo recuerdos muy bonitos de aquella tarde. El año anterior había quedado triunfador de la Espiga de Oro y sentía la presión de volver y defender el trofeo. Aunque siendo sincero, nunca esperaba volver a Calasparra de novillero después de ganar la Espiga, porque tenía previsto tomar la alternativa ese año, en junio, pero con la cornada de Madrid se me rompieron todos los planteamientos. Prácticamente nunca he tenido una persona a mi lado que me haya guiado o apoderado. No sé si fue la decisión acertada, pero decidimos tirar para adelante la temporada de novillero”

Y la cosa no fue mal, estuviste mejor que un entonces desconocido Pablo Aguado……..

“Bueno él ahora está viviendo el toreo como todos soñamos. Vive lo bonito y va superbién cuidado. Yo soy un enfermo de esto y quiero seguir luchando por lo que me apasiona”

¿Cómo viviste esa última tarde tuya en Calasparra?

“Ese día la presión era brutal, quería volver a ser el triunfador. Tenía que hacerlo si quería seguir sonando y si quería llamar a las puertas de algún sitio para volver a torear. Antes del triunfo con el segundo de mi lote, el primero, un castaño, ha sido uno de los animales más astifinos que he toreado en mi carrera. Creo que estuvo bien con él, la gente me pidió con fuerza la oreja, pero no me la concedieron y di una vuelta al ruedo. Con el que obtuve el triunfo, fue un novillo muy bonito de Cebada. Estuve entregado. Me fui a los medios de rodillas. Lo di todo. Me pidieron el rabo de forma unánime, pero solo me dieron dos orejas. El cabreo de la gente fue tal que tuve que dar dos vueltas al ruedo. El novillo tuvo mucha calidad y también fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre, aunque la gente protestó dicha concesión. Se puede decir que Cebada Gago ha marcado mi carrera, porque también fue la ganadería con la que obtuve la Espiga de Oro el año anterior”

Eso es, en 2014 cortaste 4 orejas también a una novillada de Cebada triunfal y te coronaste el rey de la feria. ¿Qué supuso para ti llevarte el prestigioso trofeo?

“Al no tener a mi lado la figura de un apoderado, yo sabía que tenía que vivir con el triunfo, o cerca de él para que los empresarios contaran conmigo. Recuerdo que cuando gané la Espiga venía de haber cortado dos rabos en el festejo del día de los Santos. Había mucha expectación por ver si repetía el triunfo. Recuerdo que vi el encierro por televisión y vi un novillo castaño con un pitón derecho muy agresivo, muy astifino, y dije ¡Me lo voy a llevar! Pues me lo llevé y gracias a él pude conseguir la ansiada Espiga de Oro. Ganarla para mí supuso todo. Ha sido el premio más importante que he conseguido como novillero”.

Calasparra te ha tratado siempre como si fueras del pueblo…..

“En Calasparra siempre me he sentido muy respetado y muy querido. Siempre he contado con grandes amistades. En mi recuerdo siempre estará un amigo que por desgracia ya no nos puede acompañar, era muy conocido en el pueblo y estaba muy vinculado a la Feria Taurina. Me ayudó mucho Juanico El Bueno. Me guiaba. Con él tenía muchas noches de conversaciones y le estoy muy agradecido. Tampoco me olvido de Jesús Navarro, que siempre que lo llamé me atendió y estuvo siempre dispuesto a ayudarme”

Aunque ya no participes en ella es habitual verte por los tendidos cada año disfrutando de las novilladas ¿Cómo estás llevando la ausencia este año?

“Siempre me ha gustado seguir la feria. Este 2020 está siendo muy atípico, muy raro, se echa de menos, sin duda. Yo llevó dos años toreando muy poco, pero en septiembre siempre me he organizado los entrenamientos por la mañana para poder ir por la tarde a las novilladas. Ojalá este año sirva de reflexión. Es verdad que por la pandemia no se ha podido hacer la feria, pero tampoco llevaba buen giro por los temas que había entre la propiedad, la empresa y el Ayuntamiento. Es un año para pensar y unirse todos para realzar la feria y ponerla en un lugar más privilegiado del que está ya”

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Raspa y Toromedia