LOS MEJORES MOMENTOS DE LA FERIA DE CALASPARRA: NUNCA UNA ESPIGA DE ORO GRANÓ CON TANTO ESPLENDOR COMO LA QUE CONSIGUIÓ IGNACIO GONZÁLEZ EN 2009

Tal fue el alboroto que formó el joven cordobés Ignacio González la tarde del 5 de septiembre de 2009, en la novillada de Concha y Sierra, que el público “exigió” volver al verle, repitiéndole en la novillada de El Cubo que cerraba aquella feria, en un hecho sin precedentes.

Hasta 6 orejas cortó, 3 en cada una de las tardes en las que actuó, para ganar el trofeo Espiga de Oro que con más claridad se ha otorgado desde que se creó este premio, que se concede al triunfador de la Feria del Arroz, por iniciativa del Club Taurino de Calasparra, desde 1998. Otorga mayor valor a lo que consiguió el novillero cordobés  el hecho de que en aquella edición de 2009 tan solo se concedieron 9 orejas, en 6 tardes, 6 de las cuales fueron a parar a sus manos, siendo el único en abrir la puerta grande.

 “Nunca una Espiga de Oro, la ganada por Ignacio González, granó con tanto esplendor”, escribió nuestro compañero José Antonio Moya en su crónica para el periódico La Verdad.  

Nadie podía imaginar al finalizar la feria que el nombre de Ignacio González iba a caer en el más absoluto de los olvidos, finalizando su carrera abruptamente, sin llegar a tomar la alternativa. Es a día de hoy, junto al alicantino Jorge Rico, el único ganador del máximo galardón concedido en Calasparra, que no ha llegado a doctorarse.

Pero de las cuatro faenas cabe destacar la que ejecutó al novillo “Pavito”, que de Concha y Sierra, que pueden ver en las imágenes que les ofrecemos y que cosechó todos los premios de aquella edición, pasando a la historia como uno de los más bravos vistos en La Caverina.

Pedro M. Mellinas @PedroMMellinas

Fotos: Morety y Herrerías