PACO UREÑA CORTA UNA OREJA EN SU PRIMER FESTEJO DE LA TEMPORADA (Crónica, El Espinar, 8 de Agosto)

La plaza de toros segoviana de El Espinar fue el escenario este 8 de agosto de la primera corrida de toros de la temporada y de la “nueva normalidad” para el torero lorquino Paco Ureña. El festejo, que quedó en mano a mano a última hora por la baja de Enrique Ponce que se resintió de una lesión en la muñeca que se produjo el pasado jueves en El Puerto de Santa María, lo completó Antonio Catalán “Toñete”.

Ureña comenzó la temporada como la terminó el pasado año. Su toreo, su verdad, no ha sufrido el confinamiento. Así lo mostró con el primero del festejo, un terciado animal de Zalduendo que no fue fácil en los primeros tercios. En banderillas, se echó a los lomos al tercero de la cuadrilla de Ureña, “Azuquita”, mandándole a la enfermería.

Ureña, que brindó el trasteo con su montera apuntando al cielo en recuerdo de las víctimas del coronavirus, se hizo pronto con el toro, resolvió sus dificultades y lo metió en la muleta para dejar muletazos de gran belleza. La denominación de origen de su toreo, el natural, sobresalió de gran manera, sobre todo uno que fue un auténtico cartel de toros. Hubo ligazón por los dos pitones y el triunfo se asomó, pero el mal uso de la espada lo dejó todo en una ovación con saludos.Ee68J61XsAUQEZDEe68J60XsAEA5FfEe68J6zXYAIdQxU

Al segundo de su lote, tercero de la tarde, Ureña le encasquetó tres verónicas y una media con gusto y mucha personalidad. El tercio de varas fue un trámite, pero antes del cambio de tercio el de Lorca dejó un quite de capotazos por bajo original. La faena a este toro la comenzó con ayudados por alto rematados por un trincherazo de cartel. El animal, parado y con poca trasmisión, no ayudó al torero, que puso todo de su parte para agradar. Con la mano izquierda surgieron los muletazos de uno en uno, donde Ureña se entregó, pese a que la faena, por la condiciones del toro, no tomaba el vuelo deseado por el torero. Mató de estocada entera y cortó la primera oreja del festejo.Ee7Fn4JXoAAPH47

El quinto, feote, escaso de trapío y fuerza, embistió arrollando. Ureña le aplicó la medicina del temple desde el primer momento, pero el toro muy deslucido no quería curarse del tremendo descastamiento. Todo quedó en las intenciones del torero que sacó agua de un pozo seco. No se aburrió el lorquino que terminó recetando naturales de frente con la ambición del que empieza. Remató la actuación recentando una estocada muy baja y varios descabellos que llevaron al traste la posibilidad de triunfo. Saludó una ovación.Ee7QAxuXYAEx-XU

Antonio Catalán “Toñete” se topó en primer lugar con un animal que se rajó pronto. En los primeros tercios el de Zalduendo mostró su calidad pero al llegar a la muleta el animal se aburrió y “Toñete” no pasó de voluntarioso. Dejó media estocada y escuchó palmas.

Con el cuarto, tampoco surgió la chispa que hace llegar a los tendidos. Pese a que la banda rompió a tocar desde el primer momento, la faena (si se le puede llamar así) de “Toñete” fue un quiero y no puedo. No estuvo a la altura de un toro que no se comía a nadie. El torero tuvo suficiente con que el público lo respetara.

Con el que cerró plaza Antonio Catalán estuvo más decidido. En el inicio de faena, brindada a su hermano Carlos, se fajó por bajo ante un animal que pronto cerró la persiana. Luego, con el toro ya rajado “Toñete” trató de buscarle las vueltas y terminó sacándole algún muletazo confiado, sin ajuste y sin continuidad, que tuvieron poco eco en el tendido. Lo cazó pronto con la espada y escuchó silencio.

Ficha:

Plaza de Toros de El Espinar (Segovia), sábado 8 de agosto de 2020.

Toros de Zalduendo. Terciados, comodísimos de cara y de juego desigual.

Paco Ureña: Ovación con saludos, Oreja y Ovación con saludos.

Toñete: Palmas, Silencio y Silencio.

Entrada: alrededor de 2.200 espectadores.

Enrique Martínez “Chapurra” actuó como sobresaliente.

El festejo quedó en un mano a mano tras la baja de Enrique Ponce por una lesión en la muñeca. Antes de arrancar el paseíllo, los profesionales taurinos salieron al ruedo junto a varios aficionados que portaban una pancarta que reza: “Los toreros somos cultura, no a la discriminación”. Se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas por el Covid-19 y tras romperse el paseíllo sonó el Himno de España.

Incidencias: El banderillero Álvaro López “Azuquita” pasó a la enfermería tras ser prendido por el primer toro del festejo. En la enfermería se le descubrió una contusión con hematoma en la cara interna del tercio superior del muslo izquierdo que le impidió continuar la lidia.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Empresa Espectáculos Marisma @fotosandresgete