EN BUSCA DE LA UNIÓN REAL DEL SECTOR TAURINO

Ahora, más que nunca, todos los estamentos de la fiesta recurren a la unión como medida principal para afrontar sus problemas. Pero esa unión, que parecen vendernos, no es del todo real. Hasta que el sector no consiga que todos los estamentos tiren de la cuerda pensando en la supervivencia de la tauromaquia, no se conseguirá nada. Son tiempos de concordia para un bien común, y no de Guerras Civiles. El sector no se puede contagiar de lo que pretenden los políticos de este país.

En este sentido, Antonio Bermúdez, joven mozo de espadas murciano, se ha puesto en contacto con este medio para alentar a todos los profesionales del sector a que, de una vez por todas, se produzca la deseada conjunción de todos. La tauromaquia está en juego:

“Quiero apoyar a todos mis compañeros que están sentados en el banquillo, el toro de Wuhan (como Antonio José Candel llamó a esa bonita iniciativa) nos ha sentado a demasiados en el banquillo, o mejor dicho en los asientos de las oficinas del SEPE virtuales.

Del toro viven una amalgama impresionante de opiniones, de opciones políticas, etc… Lo que está claro es que no podemos echarle las culpas a nadie de nuestra inacción a la hora de defender lo que es nuestro.

Cuando los ricos del toreo se olvidaron o lo que sea, de las bases de la tauromaquia, los pueblos, los chavales que empiezan, los empresarios que no pagan o que incluso cobran por torear, se empezó a hundir la fiesta.

Le echamos la culpa a la crisis o a los mal llamados animalistas, pero bajo mi humilde punto de vista, deberíamos habernos preocupado más por la salud septuagenaria, por la que pasa la fiesta que por criticar a cuatro que hacen ruido.

Creo que las asociaciones de profesionales están haciendo una labor grandísima junto a la FTL, pero necesitamos otra estrategia de marketing, una regeneración no en el espectáculo (aunque podría existir también) sino en lo que le rodea, en las horas previas, en acercar el toreo a la gente, en los sorteos públicos, los enchiqueramientos o cualquier iniciativa que se le ocurra al empresario correspondiente.

No vale con quitar puestos en las cuadrillas, no vale dejando a nadie atrás, unámonos, dejemos de mirar por la anchura de nuestra cartera y apoyemos la fiesta de los toros”.

Antonio Bermúdez, es mozo de espada de Las Torres de Cotillas.