RECUERDOS DE SAN ISIDRO: “Y OTRA QUE ME TIENEN QUE ARRANCAR”……

Tal día como hoy, hace 24 años, hacía su primer paseíllo en la feria de San Isidro de Madrid Rafael Rubio “Rafaelillo”. En esa época, el niño prodigio, hacía las delicias de los aficionados en las plazas por su manera de jugársela delante de los toros.

El del Barrio del Carmen de Murcia, que ya había debutado en la feria de Otoño de 1995 en la catedral del toreo junto a José Tomás, llegaba a Madrid dispuesto a quitarse el mal sabor de boca de su presentación. Ese día del 95, las cosas no le rodaron, como es normal, la presión, el triunfo de José Tomás y encontrarse con un novillo de “Las Ramblas” de vuelta al ruedo, le pesaron mucho.

El 21 de mayo del 96, era un día clave para que ese niño que entusiasmó a la afición siguiera caminando por el mundo de los toros en busca de la alternativa. La encontró en Murcia el mismo año, pero para ello tuvo que perder hasta los dientes.

Y es que ese primer festejo en San Isidro, frente a los novillos de “El Torreón”, junto a Manuel Amador y Cristina Sánchez, fue duro. “Rafaelillo” sacó el valor que más tarde sería reconocido por todos. Esa garra que le hace estar en el alambre todo el rato. El de “El Torreón” lo cazó, produciéndole una herida leve por asta en la región maxilar derecha, con pérdida de una muela. Pero lejos de achicarse, impactaba ver a ese niño lleno de erosiones múltiples. “Y otra muela que me tienen que arrancar”, declaró el novillero terminada la corrida.

Lo que más le dolió a “Rafaelillo” esa tarde fue no poder triunfar: “no he tenido suerte con los novillos. Mi primero metía bien la cara, pero cabeceaba mucho. Era imposible sacar pases limpios y por eso ha habido enganchones en la faena, El sexto ha sido muy malo, un novillo imposible”.

Fran Pérez @frantrapiotoros