DE LA HUELGA DE HAMBRE A LA HUELGA DE TAQUILLAS por Fran Pérez

En la puerta grande de la plaza de toros de Albacete, el matador de toros local, Pedro Marín, está desde comienzos de la semana pasada en huelga de hambre indefinida. Pedro, que tomó la alternativa en Tobarra el 15 de agosto de 2011, se ha visto obligado a tomar esta determinación, después de que año tras año la empresa de la plaza de toros de Albacete le haya negado uno de sus principales sueños, poder presentarse como matador de toros en la plaza de su tierra.D-4w7vdXoAAXA3-

Casi ocho años después de toma la alternativa, las oportunidades han pasado de largo en la carrera de un joven que fue un destacado novillero y que superó una terrible cornada en la plaza de toros de Valencia, donde un novillo de Flores Albarrán le propinó un tabacazo descomunal seccionándole la vena safena y la arteria femoral.

Esa circunstancia no le ha frenado el sueño, y al igual que superó ese tremendo trance, ahora quiere demostrar que su vida es el toro. Lamentablemente, el mundo del toro peca de darle solo oportunidades a los que tienen buen bolsillo o a los que están bien relacionados con los despachos empresariales. Esta acción anti taurina está haciendo que toreros que tienen una mano delante y otra detrás tengan que utilizar el arma de “llamar la atención” para encontrar algún alma caritativa que le abra un hueco en el coto privado de las plazas de toros.D-4iIWKXYAEM2GK

Pedro, tras seis días sin comer, aguantando calor y tormentas de granizo, tuvo que ser atendido en la noche de ayer porque su cuerpo ya no aguantaba más. Lejos de irse a casa y abandonar su reivindicación, una vez dado de alta, en la mañana de este lunes, ha vuelto a la Puerta Grande de “La Chata” para continuar con su reivindicación.

El mundo del toro de los intereses, de las promesas que nunca cumple, de palmeros interesados, de ilusionadores de toreros a los que luego abandonan como perros callejeros, de destrozadores de sueños, va a conseguir que las puertas de las plazas de toros sean campos de concentración nazi.

Ahora es Pedro Marín, antes hubo otros que también tomaron ese camino y después llegaran más soñadores dispuestos a desnutrirse en la busca de una oportunidad que les haga cambiar el rumbo de sus carreras.

Miro a la feria de Murcia, veo el primer cartel de la feria y se me cae el alma al suelo. Yo creo que no faltará mucho para que en la puerta grande de la Condomina acampe más de un torero. En su tierra, como Marín en Albacete, tampoco les hacen ni “eso” caso. Y si un torero no torea ni en su tierra ¿Cómo lo van a llamar de otro lado?

En la Virgen de la Arrixaca tendrán que acumular suero para nutrir a los posibles toreros que tienen en la cabeza sentarse, cerrar el estómago y pedirle a Ángel Bernal que los ponga.

El verdadero suero lo tiene Ángel en sus manos. Curar las ganas de un torero de ponerse delante de un toro y demostrar que ha nacido para eso en su tierra solo lo puede hacer un buen empresario y mejor aficionado. Y luego que el toro y a la suerte pongan a cada uno en su lugar. He leído que lo hacían el recordado Don Diodoro Canorea, el gran empresario Manolo Chopera o incluso los Lozano, que ahora en Albacete parece que se les ha olvidado.Plaza_de_Toros_de_Murcia

En la feria de septiembre, otro año más, falta esa corrida de toros de la oportunidad. Seis toreros de Murcia, seis con la Condomina poblada de partidarios llegados desde sus zonas de nacimiento. Lo mismo habría mejor entrada que en esa primera corrida de toros de feria que parece sacada de un cartel de hace una década y que tiene interés cero.

Llamadme loco, iluso, lo que queráis. Pero a mí me gustaría ver a Emilio Serna, que está desterrado en el Perú, estar en su plaza. Me gustaría ver retirarse cumpliendo un sueño a Antonio José López “El Rubio”. Que Juan Belda dijera en la mayor plaza de Murcia que Fortuna quiere toros. Que Antonio Puerta volviera a una plaza que le vio ser dos años triunfador de su feria de septiembre y de la que jamás debió ausentarse por lo antes descrito. Que Filiberto se presentara de matador de toros. Que David Fernández hiciera lo propio. O que incluso el festejo lo abriera el rejoneador Pencho Solano, buscando un sitio en la cerrada y repetitiva corrida de rejones de Murcia.

Es solo una idea. Una idea para revitalizar una feria que busca novedades y un escalafón murciano que desea encontrar un sitio para subirse al tren.

De lo contrario, las huelgas de hambre de los toreros en la plaza, puede expandirse a la huelga de los aficionados a pasar por taquilla.

El que avisa no es traidor.

Fran Pérez @frantrapiotoros