RESPETO A UNA VOLUNTAD LEGAL por Miguel Asís

Hay un principio que todo el mundo debería tener en cuenta para no hacer el ridículo y es algo tan sencillo como tener siempre presente que, de lo que uno no sabe o no puede hablar, lo mejor que puede hacer es callarse.

            Esto lo tenía que haber tenido en cuenta el señor Alcalde de La Unión, don Pedro López Milán, antes de anunciar a los cuatro vientos que “no se autorizará la celebración de la novillada que se viene anunciando para el próximo día 31 de marzo, en consonancia con el acuerdo del Pleno de la Corporación Municipal que declaró el municipio en contra del maltrato animal”.

            Como alcalde, antes de decir lo que ha dicho, debería saber que los espectáculos taurinos están regulados por una normativa estatal. En relación con las corridas de toros, la sentencia del Tribunal Constitucional de 20 de octubre de 2016, en contra de la Ley del Parlamento de Cataluña, ha establecido el marco de actuación de las comunidades autónomas. Por eso, en el ámbito autonómico, las leyes de protección de animales han tenido que establecer una excepción en materia taurina para posibilitar la celebración de estos espectáculos en su ámbito territorial.

            La Ley 6/2017, de 8 de noviembre, de protección y defensa de los animales de compañía de la Región de Murcia, en su artículo 3, apartado 3 d, dice textualmente: “Se excluyen del ámbito de aplicación de esta Ley, rigiéndose por una normativa específica, las reses de lidia y los animales que participen en espectáculos regulados en la Ley 10/1991, de 4 de abril, sobre potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos”.foto cieza

            Entérese de una vez, usted no puede desautorizar ningún espectáculo taurino. Usted no puede ir contra la Ley y, si lo hace, sabiéndolo, está prevaricando y eso es un delito.

            No estoy en absoluto en favor del maltrato animal. Los que amamos la Fiesta somos personas sensibles que nos gustaría que esa Ley  se cumpliera, lo que apenas se hace. Por ponerle un ejemplo, le diré que en ella se prohíbe ejercer la mendicidad o cualquier actividad ambulante utilizando animales como reclamo y sólo tenemos que darnos una vuelta por el centro de las ciudades para ver que esto no se cumple.

            Para que se entere usted y los animalistas que le jalean les diré que, si los toros hablaran, les dirían que los que realmente cumplen con las obligaciones para con los animales, son los ganaderos de bravo, ya que mantienen a sus animales en perfectas condiciones higiénico-sanitarias, procurando su bienestar y cuidado, procurándolos un alojamiento adecuado en esos paraísos ecológicos que son las dehesas, facilitándoles la alimentación necesaria y procurando la atención veterinaria necesaria, y esto se lo podría explicar mucho mejor  su antecesor en el cargo, experto  veterinario especializado en toros. 

            No me gustan las polémicas y mucho los toros, por lo que ese día estaré en su pueblo donde me dejaré un dinero y como yo otros muchos aficionados, pero tenía que decirle esto. Si hay gente en su pueblo que no le gustas los toros, están en su derecho de no ir; pero no impida que ejerzan su libre voluntad de asistir a otros vecinos que también pagan sus impuestos.

Por Miguel Asís Gallego, Aficionado a los toros