¡QUÉ ATREVIDO! (Murcia, crónica del festival taurino de la AECC, 22 de abril)

La plaza de toros de Murcia volvió a ser una fiesta en su tradicional festival a beneficio de la Asociación Española contra el cáncer celebrado ayer domingo. La Condomina se llenó en tres cuartas partes de su aforo de eso que le ha puesto nombre a este reconocido acto de solidaridad por el ser humano, alegría. Hubo tanta, que se desbordó en más de una ocasión a la hora de conceder trofeos. Un festejo amable, que lo es, no debe convertirse en un festejo poco serio. Lo que sucedió ayer en Murcia a la hora de sacar los pañuelos, sobre todo los presidenciales, va en ese sentido. Entiendo que es un festival, lo peor, es comprobar que en septiembre, el rigor sigue siendo el mismo.

Hay que ser muy intrépido para ponerse a torear de verdad cuando el pescado esta barato. Lo mejor de la tarde llegó de las manos de ese valiente de Lorca que cuajó a un ensabanado de “La Palmosilla” en tierra extraña. Ese toreo, profundo, llenó a los aficionados como el vino de la canción de Concha Piquer. Tanta ley seca hubo anteriormente en el ruedo que una gota de la bebida de los dioses fue gloria bendita para las retinas de los aficionados. Templó Paco Ureña. Y del temple y la ortodoxia salió el recuerdo. Porque el ensabanado de nombre “Graduado” era un clon del toro blanco de Osborne “Atrevido” lidiado en Madrid en 1966 y porque la pureza del torero Ureña traía a Don Antonio de la memoria al presente. Hubo tandas por la derecha sensacionales y naturales de gran calidad. Delicatesen en tarde de Hacendado. Paco tuvo que tirarse de rodillas al final para enganchar a los que todavía no se habían enterado del tremendo faenón, porque esta feo que se diga, pero muchos que estaban en la plaza no sabían lo que era torear. Ayer lo vieron. Mató de entera arriba y le dieron las dos orejas y el rabo.1658976

Otro rabo cortó Cayetano. Todavía no sabemos cómo. Pero si, lo paseó. Cayetano estuvo pulcro, facilón, de toro va y toro viene. Vengo, cobro y me voy. El manejable ejemplar que le tocó en suerte fue para apostar un poco más. Pero hay miradas que conquistan. Y los desplantes del Rivera enamoraron. Tras una gran estocada y los ¡guapo! de rigor, el triunfo en sus manos.

Triunfo es volver a actuar en tu plaza después de dos años de ausencia. Así lo hizo Rafaelillo. Aunque tuviera que ser por la vía de la sustitución. El toro fue el más complicado del encierro y Rafa estuvo con tu tradicional garra. Queriendo siempre, jugándosela. Ni en una amable se libra de la guerra. El toro se rajó en la primera tanda de la muleta poderosa del murciano y todo lo demás fue batallar. Tras entera y descabello cortó dos orejas. Dos orejas con sabor a quiero más. Al menos en la afición. Verlo de luces en septiembre. Murcia lo necesita, el torero lo desea.

El Fandi cortó dos orejas por un jaleado tercio de banderillas típico en él. Hasta cuatro pares. Con la muleta fue otra historia. El toro parecía tener faena pero el de Granada no le encontraba el punto. Desarmes, muletazos tropezados, desconfianza. Al final de faena en terrenos de Sol hizo como que se esforzaba y tras dos pinchazos y estocada le dieron el doble trofeo. Cosas de Murcia.

Ginés Marín también cortó dos orejas que no se justifican con lo realizado en el ruedo. Faltó de confianza no logró entenderse con un ejemplar exigente que le pidió el carnet. Se esperaba más del jerezano que estuvo de tiralíneas con la muleta y sin cabeza. Lo mejor de su actuación llegó con la tizona. Murcia que es justa no quiso que fuera menos que los demás y le obsequió con premio doble.

El rejoneador Sergio Galán abrió el festejo ante un manso toro de Los Espartales que quiso saltar al callejón. Poco a poco fue metiéndolo en la grupa hasta formar una faena voluntariosa en banderillas que llegó a su punto álgido con las banderillas cortas. Pinchó con la hoja de peral en el primer intentó y dio un rejonazo trasero al segundo que acabó con el toro y con las dos orejas en las manos del caballero rejoneador.

De Rabo fue la actuación del novillero Ramón Serrano. Pero el descabello dejó la obra en una oreja de consolación. Ramón fue todo ganas. Recibió al novillo con una larga cambiada en el centro del ruedo y dos más al hilo de las tablas que provocaron el éxtasis entre el personal. Con la muleta exprimió las buenas embestidas del novillo de Javier Núñez por ambos pitones, ligando las tandas y rematando con muy buenos pases de pecho. Sufrió una fuerte voltereta sin consecuencias y continuó mejor aún, toreando más despacio y encajado. Habrá que verlo otra vez. Pide novilladas el joven de San Javier. Habrá que dárselas.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ficha:

Murcia. Plaza de toros de La Condomina. Festival con picadores benéfico. 1 toro de Los Espartales para rejones manso y 6 de La Palmosilla para la lidia a pie, manejables en general. Entrada: Más de tres cuartos.

Sergio Galán (rejoneador), 2 orejas

Rafaelillo, 2 orejas

El Fandi, 2 orejas

Cayetano, 2 orejas y rabo

Paco Ureña, 2 orejas y rabo

Ginés Marín, 2 orejas

Ramón Serrano (novillero), 1 oreja

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria de Francisco Cuadrado, presidente de la plaza de toros de Murcia, recientemente fallecido.

Asistió al festejo el presidente de la Comunidad de Murcia Fernando López Miras y el consejero de presidencia Pedro Rivera.

En el quinto toro, el caballo de picar que guardaba la puerta cayó al salir al ruedo en la misma puerta del patio de caballos provocando unos minutos de incertidumbre. Todo se solucionó satisfactoriamente.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Toromedia y @UreñaOficial