LOS TRES PARES DE PEPE BIENVENIDA por Julián H. Ibáñez

Entre mis recuerdos de la infancia, y ya tengo muchos años, está el recuerdo de las conversaciones con mi bisabuelo Mariano, un aficionado de postín,  Manoletista y Peponcista, de Pepe Bienvenida, que le encantaba como torero. Recuerdo que me decía: –La mejor corrida de toros que yo he visto en Murcia, fue una donde Pepe Bienvenida puso tres pares de banderillas donde la plaza enloqueció. Y yo que soy muy curioso, me puse a indagar y encontré esa corrida de toros de la que mi bisabuelo tanto recordaba. ¿Les pica la curiosidad como a mí?  Acompáñenme en este viaje en el tiempo.157-1942-07-18-murcia-r-ja

Un 18 de Julio de 1942 y para allegar recursos económicos con destino a las obras de restauración del Santuario de la Patrona de Murcia, se organizó, bajo el patrocinio del Gobernador civil y Jefe provincial, señor Querejeta, una corrida de toros, con el atractivo de la reaparición en Murcia del famoso diestro Domingo Ortega, con Pepe Bienvenida y el torero caravaqueño de enorme clase, Pedro Barrera, con reses de Pinto Barreíro de Portugal, (seguro que algunos recuerdan al toro Ratón, de Pinto Barreiro y a Manolete haciendo la faena de su vida).

La corrida fue un éxito completo, toros, toreros y taquilla, con un gentío que llenó totalmente la plaza.

Palcos y barreras repletas de hermosas mujeres, tocadas con mantilla y luciendo magníficos mantones. El palco gubernativo con la enseña nacional. Los palcos bellamente adornados con guirnaldas de flor, y los escudos de los municipios de Murcia, Cartagena, Caravaca, Cieza, La Unión, Lorca, Mula, Totana y Yecla. Las columnas de toda la plaza estaban vestidas con guirnaldas. Frente a la presidencia, en la parte del sol, a gran tamaño, una perspectiva sugestiva del Santuario de la Fuensanta, obra del artista Luis Garay.

Dio comienzo la fiesta con el paseíllo de las cuadrillas, ovacionándose largamente a Ortega, Bienvenida y al paisano Barrera.

Tan buena fue la corrida, hubo tanta sal en tiempo tan breve, que apenas puedo recoger todas las notas que reclamarían la reseña original de esa corrida de toros.

El ganado de Pinto Barreiro salió, desde luego, muy bueno, aunque flojeara el segundo de la tarde, que si bien cumplió con los caballos, llegó difícil a la muleta Los demás, bravos y codiciosos, nobles y manejables, preciosos de cabeza, gordos sin exageración y de muy bella lámina. ¡Ya se suscribiría la afición actual a presenciar corridas con ganado como el de esa tarde de 1942 en Murcia!

103533568_1510778559Domingo Ortega, oye las palmas primeras con unos lances apretados y pintureros al que salió en el primer lugar, que fue un toro de bandera. El toledano, a los sones de la música, hizo una labor de gran maestro entre oles y ovaciones, para rematarla de media estocada, doblando el toro y levantándolo dos veces el puntillero. Un descabello necesitó Ortega y se llevo una (gran ovación del respetable).

En su segundo, el toro de más peso de todos volvió a adornarse Domingo con el capote, realizando otra enorme faena para acabar de media que escupe el toro, una entera tendida y descabello al primer intento. (Ovación, dos orejas, rabo y vueltas).

s-l1600Pepe Bienvenida salió como salía siempre a los ruedos: trabajador y voluntarioso. A su primero, bastante difícil, le dio unos capotazos que se le aplaudieron, y luego con la franela arrancó unos pases echándole valor al trabajo, para un pinchazo, media ladeada y cobrando luego una entera y descabello al primer golpe. (Palmas).

Al quinto de la tarde, grande y bravo, Pepe le propinó unas verónicas magnificas que le valieron ovaciones. Puso tres enormes pares, como velas en pie, derrochando arte y arrojo. (Clamorosas ovaciones que durante decenas de años quedaron en el recuerdo del buen aficionado murciano). Con el trapo rojo, una faena valiente y adornada, para una estocada un poco desprendida que hizo rodar al bicho. (Ovación, dos orejas, rabo y vuelta).FOTO PEPE BIENVENIDA BANDERILLAS SILLA

Y vamos, con el torero, de la tierra, el paisano Pedro Barrera, a quien los murcianos tenían muchas ganas de aplaudir. En su primero no pudo hacer nada con la capa por no acudir el toro al capote. En quites, como los otros matadores, arrancó merecidas ovaciones. Inició la faena con tres pases por alto inmensos, llenos de emoción y colorido. Siguieron pases de varias marcas, destacando tres naturales con la derecha y dos manoletinas enormes, entre oles y ovaciones. A los sones de la música siguió toreando con valor que sobrecoge, levantando al público de los asientos. Un pinchazo en hueso, otro igual y una entera, entrando recto y decidido. (Ovación delirante, las orejas, el rabo y un par de vueltas al anillo).barr1

Al que cerró plaza lo toreó muy bien con el capote, y con el trapo rojo volvió a realizar otra gran faena, coreada con oles, intercalando pases de todas marcas, solo, en el centro de la plaza. Harto de torear bien, colocó media en todo lo alto, descabellando al primer golpe. (Otra ovación ensordecedora, orejas rabo y salida en hombros).

La corrida de toros, fue un éxito absoluto en todos los aspectos y para el santuario de La Fuensanta, se obtuvo una respetable suma.

Y hasta aquí mi recuerdo de esa corrida magistral donde Pepe Bienvenida clavó tres pares de banderillas que hasta la Virgen de la Fuensanta aplaudió desde su camarín.

Por Julián H. Ibáñez @julianhibanez