EL MEJOR UREÑA DE MÉXICO PIERDE OREJAS POR LA ESPADA EN GUADALAJARA

GbYVtN-p¡Viva la fiesta brava! Le chillaron desde el tendido. Fue como un bautizo, como una bienvenida. Un por fin.

México vio al mejor Paco Ureña, al redondo, al puro, a ese que apareció una tarde de octubre en Madrid cuando nadie lo esperaba. Tuvo que ser en Guadalajara, de grana y oro, donde el lorquino pusiera la mano como Jesús ante Santo Tomás. Y todo delante de un toro. Un señor toro. De Garfias. De impecable presencia, para magnificar la obra. La chispa se encendió en un quite por gaoneras, limpio, ajustado, de emoción. Ahí llegó el grito. Lo que vino después fue cuando la alegría desborda la vida. Todo viene rodado. Una faena rotunda a un toro de carretón. Tandas de derechazos que fueron más allá de lo largo y naturales hondos sumidos en una tremenda expresión. La expresión de este torero cuando se encuentra a gusto se cotiza alto en los mercados de la afición. Hasta ahí el faenón. Luego el torero se empeñó en que México conociera la otra cara de la moneda. La de la espada y su irregularidad. Pinchó varias veces y el triunfo se quedó en una ovación desde el tercio, como tantas otras tardes. Se pierden triunfos pero se ganan recuerdos.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El cuarto del hierro de Los Cues, feo de tipo y demasiado atacado de kilos, llegó soseando y muy descompuesto a la muleta del de Lorca. Ureña lo mimó y le ofreció los trastos como si fuera bueno pero el animal no se entregó en ningún momento. Todo lo puso el torero, que sacó agua de un pozo seco. La espada otra vez le jugó una mala pasada y saludó desde el tercio.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para resarcirse del mal sabor de boca de los fallos con la espada y agradecer el cariño recibido, el lorquino regaló un toro de la ganadería de Los Cues al que recibió por verónicas y revolera de remate. Tras un tercio de varas testimonial, el lorquino realizó un quite sentido en el centro del ruedo por verónicas que fue muy jaleado. Brindó la faena al público y se encontró con un animal complicado, que sabía lo que se dejaba detrás y que no permitía el toreo bonito. Le buscó las vueltas Paco y destacó en los pases de pecho y remates por bajo de cada intento de tanda.lsEYxGzD

Arturo Saldívar sorteo en primer lugar a un toro que fue de menos a más. Flojo en los primeros tercios, el toro sacó fondo en la muleta para que el mexicano dejara una actuación de ganas y valentía con tandas ligadas y mucho repertorio muletero. Ejecutó cambios de mano vistosos y arrucinas que llegaron mucho al público. Mató de manera defectuosa al segundo intento y saludó desde el tercio.

El quinto fue un toro peligroso con el que el torero estuvo muy valiente para resolver las dificultades que le ponía el de Los Cues. Firme Saldívar, lo intentó por todos los medios pero el animal no era propicio para el lucimiento. No acertó con la espada y su labor fue silenciada.

A Diego Silveti le correspondió en tercer lugar un gran toro de Los Cues. Bravo, el toro de nombre “Brujo” derribó al caballo y fue a más. El hijo del Rey David dejó como carta de presentación un quite por tafalleras de buena factura para después, con la muleta, estar entregado y dejar tandas de derechazos muy jaleadas. Silveti, en ocasiones citando muy de perfil, basó el trasteo por el pitón derecho y se echó de menos que terminará de exprimir las buenas condiciones del toro. Mató de una estocada al segundo intentó y saludó desde el tercio tras una tímida petición de oreja.

El sexto, de buena presencia pero medido de fuerza, no tuvo la enjundia suficiente para que Diego Silveti armara una faena decente. Ejerciendo de enfermero, su principal virtud fue tratar de dejar el toro en pie. Mató de entera defectuosa y recibió algunos pitos.

Ficha:

Plaza de Toros de Guadalajara (México). Domingo 4 de marzo. 4ª corrida de la feria del Aniversario.

Toros de Javier Garfias (1º,2º y 6º) y Los Cues (3º,4º y 5º y toro de regalo 7º) cinqueños y de gran presencia. 1º, bueno, 2º noble, 3º bueno, 4º soso, 5º peligroso, 6º flojo, 7º deslucido.

Paco Ureña: Saludos desde el tercio, Saludos desde el tercio y palmas en el toro de regalo.

Arturo Saldívar: Saludos desde el tercio y Silencio.

Diego Silveti: Saludos desde el tercio y Silencio.

Entrada: Menos de media entrada

Por Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: José Tomás Marín y Fiesta Brava

Portada: Germán Fernández