EL SENTIDO DE LA “P” (Murcia, Crónica de la 1ª de la feria 2017, 10 septiembre)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿De verdad se puede defender la fiesta así? Desde luego que no. Esa fue la pregunta y la respuesta que salía de todos los aficionados después de salir de la primera corrida de toros de la feria de Murcia. Definitivamente, si quedaba algún retazo de esperanza por la recuperación de la feria, con lo sucedido en este primer festejo se esfuma. Sigue lo de siempre. La gente pagando entradas más caras que en la plaza de toros de Madrid a cambio de ver una “novillada” de Núñez del Cuvillo. Y lenguas fuera, y animalejos que dan lástima por los suelos, y lidias nefastas, y picotazos por doquier. Made in Murcia. Villa del Choto. Y la gente tan contenta. Y presidentes ahorrando sobreros, chupópteros presidenciales incapaces de rechazar el fraude por la mañana para ser cómplices de la estafa por la tarde y adalides del triunfalismo a cambio del botellín de estrella fresquito. Bendita la gente de Murcia, que calla ante tales tropelías. Pero se está llegando al punto que le están tocando las mismísimas colgaderas. Esas que quiero yo tocar al escribir esto para que el sentimiento sea recíproco. Se las han tocado tanto que han protestado la mierda con cuernos que salió en segundo lugar, y que el señor que preside tras el paño de la “P” se empeñó en mantener en el ruedo para que la mojama siga siendo la reina de los mediodías y para cambiar el sentido de la “P”. Prostitución de la fiesta. Luego que vengan diciendo que a los toros no va la gente. Que os quede claro, no va porque sois los primeros en poner tablones en las puertas con estas “cosas” de “anti” taurinos. Domingo primero de feria, y ni media entrada.

Los señores sustitutos de Morante y Manzanares no llevaron a la plaza ni al Tato. La mayoría de los que tuvieron la gentileza de comprar sucedáneo a precio de caviar eran de Lorca y sus alrededores que fueron a ver a Paco Ureña. Y Paco los contentó. A la postre fue el más destacado de la tarde al cortarle dos orejas generosas al noble y colaborador tercer burel de Cuvillo. Lo de Ureña fue entrega total. Recibió al toro con unas verónicas de gran expresión. Llevó al toro al caballo con garbo y torería dejándolo largo y haciendo ver que las cosas se pueden hacer bien. Como el animal colaboraba se le dio un picotazo. Luego realizó un quite capote a la espalda de gran vibración con el tendido. Y con la muleta se desmadejó. Cuajando al toro y sacando lo mejor de él. Tandas entregadas, marcando los tiempos con el denominador común de la verdad. Los naturales fueron excelentes. Y en cada pase un lema. Algo que pareció salir de la raza del torero en un desplante. ¡Murcia! Soy Paco Ureña. Un espadazo algo desprendido remató al toro. Y las dos orejas fueron para el torero. El galafate ciervillo remiendo de “Las Ramblas” que hizo sexto fue tan malo que Paco, aunque lo intentará por activa y por pasiva, no pudo sacarle partido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cortó dos orejas también Castella. Otras dos orejas discutibles. Fue en el cuarto. Un noble y colaborador animal de Cuvillo que fue de menos a más. Supo el francés encontrar el punto del toro y cuajarlo por ambos pitones en una faena de la que ya no se recuerda nada pero que en ese instante hace que el público pida las orejas. Inteligente el galo. La pena es no poder verlo con animales con más entidad e integridad. Muy relajado. Templó y llevó embebida la embestida del Cuvillo. Remató con una fea media estocada y las orejas después de la merienda cayeron. Con su primero, un borrego, ni el torero ni el toro estuvieron dignos de un capitulo para la pena y el bostezo.

Miguel Ángel Perera pasó por Murcia. No puedo decir nada más. Con la rata segunda sin pena ni gloria. Con el deslucido quinto, deseando quitárselo de encima. Y otros toreros en casa…

Ficha:

Plaza de toros La Condomina de Murcia. Primera de abono. Corrida de toros de la ganadería de Núñez del Cuvillo y sexto de Las Rambas. Media entrada

Matadores:

Sebastián Castella, palmas y dos orejas

Miguel Ángel Perera, silencio y silencio

Paco Ureña, dos orejas y silencio

Incidencias: Asistieron a la corrida de toros el presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia Fernando López Miras y el consejero de Presidencia y Fomento Pedro Rivera.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Plaza de Toros Sureste. Las de Ureña, exclusivas para El Muletazo