¡6 AÑOS SIN SOLUCIÓN! #SutullenaYa

nubesnegrasLas plazas de toros, esos escenarios donde la bravura juega con el hombre, donde la valentía se adorna con vuelo de capote y el sentimiento, florece por naturales. Esos espacios que enriquecen a una ciudad de historia y cultura, y a la vez, producen momentos que el ciudadano llevará siempre en su corazón.

Lorca, la monumental y soleada Lorca, forma parte de esas ciudades donde la fiesta de los toros se ha escrito con letras de oro. Siempre lo fue así, o al menos desde que en 1509, como así está reflejado en el archivo municipal de Lorca, un regidor aceptara el encargo de adquirir un toro para “lo correr”, como así lo atestigua el documento.

Desde esa fecha, la ciudad de Lorca ha acogido festejos taurinos. Primitivamente se celebraban en la plaza Mayor y en fechas festivas de gran tradición, como fueran los días de San José, San Pedro y Santiago, y más adelante, se hicieron también tradicionales, los sábados de Gloria o domingos de Resurrección y los domingos de la feria de septiembre.

Mención aparte merecen los festejos extraordinarios celebrados. Un buen número de ellos se celebraba para rendir honor a los hermanos canonizados de las órdenes religiosas de Lorca y otros para conmemorar la subida al trono de monarcas de la época, como en diciembre de 1759, donde la plaza mayor de Lorca acogió durante tres días seguidos corridas de toros para celebrar la coronación de Carlos III.

Ya en el siglo XIX, y por la gran proliferación de los festejos taurinos en la ciudad, el pueblo demandaba tener una plaza de toros fija. El primer escenario taurino se construyó al final de la avenida Juan Carlos I, en lo que hoy se conoce como residencial Miguel Ángel Blanco. Aquel coso taurino, íntegramente de madera, se inauguró en septiembre de 1839. Fecha donde hicieron el paseíllo en corrida de gala los afamados matadores Francisco Montes “Paquiro” y José Redondo “El Chiclanero”.

Poco duró la vida de este coso taurino, que tuvo que ser derribado, por el mal estado en el que se encontraba, cuarenta años después.

El segundo coso que se proyectó para Lorca se quedó sólo en los planos que firmó el arquitecto murciano José Ramón Berenguer en 1877 y que nunca se realizó por no encontrar financiación para acometer las obras. Una plaza que se iba a situar en la misma localización que la de madera anteriormente mencionada.

12 años después, Justo Millán, que también proyectó la plaza de toros de La Condomina, pensó y plasmó para Lorca lo que hoy todavía sigue siendo una realidad.

En plenas Alamedas, en el centro de la ciudad, en un enclave magnifico, se mantiene herida una de las joyas del toreo de la Región de Murcia.

La monumental plaza de toros de Sutullena, denominada así por encontrarse en dicha pedanía absorbida ahora por la expansión de la ciudad, espera apoyada en puntales una solución que la devuelva a sus grandes tarde de esplendor. Una solución que pasa por satisfacer a una propiedad que dejó de pensar en la plaza cuando realmente los necesitaba, para discurrir en lo goloso de un solar en pleno centro de Lorca.

El Coso de Sutullena fue inaugurado el 29 de junio de 1892. Aquella tarde trenzaron el paseíllo para enfrentarse a toros del Duque de Veragua los espadas Rafael Molina “Lagartijo” y Antonio Reverte. Y al día siguiente, 30 de junio, Rafael Molina “Lagartijo” repetiría junto a Rafael Guerra “Guerrita” para lidiar toros de Miura.

Desde el día de su inauguración, por ella han pasado todas las figuras del toreo de las diferentes épocas de la tauromaquia, exceptuando Manuel Rodríguez “Manolete” que estaba anunciado en septiembre de 1947 pero “Islero” se le cruzó en el camino.

Dos han sido los parones de actividad taurina que la plaza de toros y la afición de Lorca han sufrido. Uno de 1936 a 1945 donde la plaza se convirtió en prisión en plena Guerra Civil.

Las familias Miñarro y Montoya adquirieron el inmueble y lo rehabilitaron después del desagradable suceso. Remozaron la plaza y la adaptaron a las necesidades de la época. El 2 de septiembre de 1945, Lorca fue una fiesta. Su plaza volvía a la activad para la que fue erigida y con un llenazo en los tendidos Domingo Ortega, Luis Miguel Dominguín Y Pepín Martín Vázquez  se entretuvieron en cortar ocho orejas a los toros del Excelentísimo Señor Conde de la Corte. Pero la reinauguración, no fue sólo taurina. Por la noche, Lola Flores y Manolo Caracol deleitaron con su cante a los que allí se dieron cita.

A este gran acontecimiento doble de reinauguración se le fueron sumando, con el paso de los años, otros que forman parte de las vivencias del pueblo de Lorca. La plaza de toros era un escenario abierto para la cultura y el ocio, ya que en ella se celebraban desde eventos deportivos a revistas, pasando por conciertos de envergadura y corridas de toros de primer nivel mezcladas con novilladas de la oportunidad que daban la ocasión a los jóvenes de la zona que querían ser toreros de mostrarse ante su gente.

La plaza celebró su centenario en 1992. Un centenario con leyenda, ya que volvían a Lorca los toros de Miura que fueron estoqueados por Dámaso González, El Soro y Roberto Domínguez.

No podemos dejar de recordar el gran concierto que Mecano, con todo el papel acabado, dio en Lorca el viernes 29 de septiembre de 1989 o de las corridas de toros que llegaron a su máxima explosión, con la aparición de un rubio torero que va unido a la historia de la plaza.

No se puede hablar de la plaza de toros de Lorca sin hablar de José Jiménez Alcázar. El Pepín de la personalidad. Todos los murcianos que amamos la fiesta hemos sido de Pepín y todavía seguimos soñando con una trincherilla con sabor suya en los medios de Sutullena. Pena que aquel toro en Aranjuez nos acortara el disfrute de ese inmenso manantial de toreo.

Lorca homenajeó cuando había que hacerlo a Pepín. Por eso, luce su estatua cerca de la puerta grande de la plaza de toros. El toreo agradeció el gesto matando en solitario, el 2 de Mayo de 1999, una corrida de Juan Pedro Domecq donde el ídolo se hizo aún más grande.

Actualmente Sutullena pasa por otro parón que ya dura seis largos años. La madre naturaleza desplegó toda su rabia un 11 de Mayo en Lorca. Aquellos fatídicos terremotos de 2011, cuyas imágenes y consecuencias dieron la vuelta al mundo, y que todavía hoy, siguen quedando secuelas de su furia contra la ciudad y su gente, no pasaron desapercibidos para la plaza de toros de Lorca, que quedó muy dañada.

Tras dos años donde no se sabía nada de la situación de la plaza de toros, nació la unión de aficionados por la reconstrucción de la plaza de toros de Lorca. Una unión, que través de las redes sociales, quería mantener viva la llama taurina de Lorca, recordando los grandes carteles y actos celebrados en la plaza y presionando para que se supiera algo de su situación. Esta unión se conocería como Plataforma “Sutullena Ya”. Una plataforma que conseguiría más vigor cuando organizó una jornada de toreo de salón con Paco Ureña, a las puertas de la plaza de toros, para reivindicar su reconstrucción.

El Club Taurino de Lorca, que había pasado desapercibido ante la situación de la plaza de toros, renovó su directiva en noviembre de 2015.

La nueva directiva, encabezada por Juan Coronel, decidió que la plataforma “Sutullena Ya” se integrara en el Club Taurino y que se unieran las fuerzas para luchar por la reconstrucción de la plaza de toros.

Por ella, por el expreso deseo de ver a los aficionados sentados otra vez en ella, disfrutar y emocionarse, sentir y recordar a los que ya no pueden verla, el Club Taurino de Lorca lucha sin cuartel para que la ciudad no pierda un escenario multiusos que pueda seguir escribiendo con letras de oro la cultura y el ocio en Lorca.

Los ciclos Culturales que organiza el Club han ido dedicado al lema. Un lema que no parará de sonar hasta ver otra vez la plaza de toros de Lorca con vida. “Sutullena Ya” se ha sentido en las mejores ferias taurinas de España. Valencia, Sevilla, Madrid y un largo etcétera, siempre siguiendo al gran baluarte del momento del toreo en la ciudad, el toreo Paco Ureña, que con su toreo puro, ajustado, además de poner a todo el mundo de acuerdo, ha dicho sin temor que quiere volver a torear en la plaza donde tomó la alternativa ahora convertido en figura del toreo.

El Coso de Sutullena cumplirá  el próximo mes de junio 125 años. Un aniversario que debe ser el momento ideal para que de una vez por todas se anuncie se reconstrucción. Una reconstrucción que pasa directamente por el ayuntamiento de Lorca. El ayuntamiento debe hacerse con la propiedad de la plaza, porque solo así, esta tendrá la gestión adecuada y más conveniente para la ciudad.

Todos los partidos del pleno municipal han mostrado su conformidad para ello, y hasta el anterior presidente de la Región Pedro Antonio Sánchez, se comprometió a buscar vías de solución para el asunto, cosa que a buen seguro, el nuevo presidente Fernando López Miras, estamos seguros que mantendrá, como buen hijo de la tierra que le vio nacer. Y todo gracias a la magnífica intervención de un Club Taurino al que jamás se le podrá decir que no luchó por su plaza. Esa en la que en su centenario, el maestro Juan Posada calificó como “esa moza de cien años que con el paso del tiempo está cada vez más guapa”

Tan solo queda que Ayuntamiento y propiedad lleguen a un acuerdo. Un acuerdo que el tiempo ya demanda. Nos consta, por palabras del Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Lorca Agustín Llamas, que ya se han mantenido reuniones al respecto y que existe buena sintonía por ambas partes. Y es que tras cinco años de pasotismo, la propiedad debe estar dispuesta a vender y a poner las mejores facilidades de compra para algo que la ciudadanía sabe que se quiere desprender y tiene abandonado. El tiempo los ha delatado. El Ayuntamiento, ahora con las riendas del alcalde taurino Fulgencio Gil, que toma posesión esta tarde, tiene la oportunidad de quedarse en propiedad la segunda plaza de toros de la Región de Murcia o la maestranza murciana, como así se le conoce en el mundo del toro, y hacerla parte de todos los lorquinos para que vuelvan a soñar, a recordar, a reír, a cantar, a emocionarse, a amar y besar, a decir olés y salir toreando, a crear historia y seguir enriqueciendo la Ciudad del Sol. Para que el “Sutullena Ya”, ese que siempre hemos defendido, luchado, alabado y premiado en ElMuletazo.com,  se convierta en la realidad del “Sutullena Ahora”, al que de la misma manera trataremos, y así Lorca sea una mejor Lorca. Que no lo dude nadie.

¡6 AÑOS SIN SOLUCIÓN!

#SutullenaYa

Fran Pérez @frantrapiotoros

A %d blogueros les gusta esto: