Si los toros llegan a embestir aun estaríamos viendo torear

[Img #9878]No acompañaron los toros en el esperado mano a mano de los dos mejores toreros de Murcia, que ayer se celebró en Lorca. Los toros de la ganadería de José Luis Iniesta no dieron el juego idóneo para que los toros disfrutaran. Una corrida bien presentada, con buenas hechuras, pero que fue floja y deslucida. Muchos de los descastados ejemplares llegados de Extremadura desarrollaron sentido por su escasez de fuerzas y pusieron en apuros en más de una ocasión a Rafaelillo y Ureña.

 

El primero fue un ejemplar flojo, que se paró a las primeras de cambio. Rafaelillo supo buscarle las vueltas y terminó por córtale una oreja. Hubo mucho más torero que toro.

 

El segundo salió rematando con furia a los burladeros y pareció dañarse. Un toro muy deslucido, con el que Paco Ureña saco agua de donde no la había y se pegó un tremendo arrimón para conseguir cortar trofeo, que la presidencia le otorgaría más adelante.

 

El tercero, muy parado, no llamó la atención en ningún tercio. Un animal deslucidísimo al que Rafaelillo, muy dispuesto, consiguió arrancarle un apéndice a base de su ya más que contrastada garra.

 

Peligroso y reservón fue el cuarto, un animal, que se lo guardó todo y quiso hacerse el tontito en toda la lidia y que arreó cuando se sintió herido, causándole un grave susto al torero lorquino.

 

El mejor del encierro fue el quinto. El animal más basto, que sin embargo, terminó embistiendo a la muleta de Rafaelillo con codicia en los primeas tandas, muy humillado y dando muchas posibilidades para el triunfo. Este toro derribó al caballo y la pena fue que durara menos de lo esperado. Aun así hubo poso en la faena del torero del barrio del Carmen y la conjunción entre ellos se saldó con dos orejas para el torero y una merecida ovación en el arrastre para el toro.

 

En los primeros tercios, el sexto pareció que sería un toro colaborador. Pero el animal duró una tanda, y como sus hermanos, se paró en la muleta de Paco Ureña que arreó y se arrimó para cortarle dos orejas.

 

Sin duda el juego de los toros de José Luis Iniesta dejó m u7cho que desear y sin duda, los toreros, salvaron la tarde.

 

Ojalá que en una próxima ocasión los toros puedan estar en unos corrales en lugar de salir del camión directamente. Eso significará que en Lorca vuelve a estar Sutullena Operativa. Lorca necesita ya esa plaza en funcionamiento. Festejos como los de hoy merecen la pena.

 

 

Fran Pérez @frantrapiotoros

A %d blogueros les gusta esto: