José Tomás hubiera estado en Murcia si no llega a torear en Alicante

[Img #9880]Algunos podrán negarle el pan y la sal, pero Ángel Bernal quiere lo mejor para su Feria. Unas veces lo consigue y otras se queda a mitad de camino. Dos ejemplos claros de esta última circunstancia, son el no llegar durante dos temporadas a un acuerdo con Rafaelillo, y el otro, restar corridas de toros.

 

Concluida la Feria, hemos podido saber que el empresario estuvo jugando la baza de traer a José Tomas. Empezó las gestiones a principio de año, tuvo un montón de conversaciones, estaban de acuerdo con las condiciones económicas del diestro de Galapagar…pero el madrileño ya había adquirido el compromiso con Simón Casas de torear en San Juan en Alicante. Puestas las ofertas sobre la mesa, y consciente de que ambas ferias necesitaban el revulsivo de su presencia, lo pensó hasta el último instante. Simón tiene un peso que lamentablemente no posee Angelito, y encima ayudó en momento clave a José Tomás montando auténticos espectáculos con él principalmente en Francia. Recordamos la encerrona en Nimes.

 

Levantada la feria alicantina y una espectacular subida de su abono, el gestor de Murcia encontró como respuesta que la distancia entre las dos ciudades (unos 80 km.) propiciaba que en los tendidos de esta plaza pudieran haber aficionados de Murcia y de Alicante, y que tendría en cuenta la posibilidad de hacer el paseíllo la temporada que viene en La Condomina.

 

De ahí, son entendibles la declaraciones de Angelito a este periódico no hace muchas fechas de que “me hace ilusión recuperar la cuarta corrida”.

 

Las relaciones con el entorno de José Tomás y el propio torero son excelentes y Bernal volverá a la carga de cara al año próximo. Ni Albacete, Almería o Granada pueden volver a ganarle la mano a Toros Sureste, porque aquí puede estar la clave de la recuperación taurina de nuestra Feria.

 

 

G.B.