Escribano abandona la UCI tras estar al borde de la muerte

Manuel Escribano mejora poco a poco de la grave cornada que sufrió el pasado sábado en la plaza de toros de Alicante. El sevillano, según el último parte médico emitido por el Dr. Reyes Gomis, presenta una “mejoría progresiva en las últimas 24 horas”.

 

El torero de Gerena ha abandonado la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Vithas Perpetuo Internacional y ya se encuentra en planta donde permanecerá a partir de ahora para seguir siendo tratado por los doctores que supervisan su evolución.

 

El doctor José María Reyes Gomis, cirujano de la plaza de toros de Alicante que intervino a Manuel Escribano de la grave cornada que sufrió el pasado sábado, atendió anoche los micrófonos del programa “Aquí, el toreo”, de la 99.9 Valencia Radio para explicar el estado en el que se encuentra el torero de Gerena. “Hemos conseguido recuperar entre comillas al hombre, y ahora queda por recuperar al torero, que es harina de otro costal. El torero va a necesitar una rehabilitación y unos cuidados dependiendo de cómo su fisiología circulatoria funcione. Ahora está en un estado muy precario, y con esa circulación no va a poder andar, correr y valerse de ese miembro en semanas”.

 

El doctor explicó que esta fue una de las cornadas más graves que ha atendido en los últimos años en Alicante, “junto a otra de un portonero que fue atendido de una cornada en el tórax”. Y es que para Reyes Gomis, la máxima dificultad fue “la premura de asistencia. Si tardamos tres o cuatro minutos más en cerrar el grifo de la hemorragia, ahora mismo no tendríamos torero, se nos hubiera quedado allí. Una femoral rota y desgarrada por encima y por abajo, produce una hemorragia que es mortal”.

 

El doctor continuó explicando que ante ese desgarro, “se hizo una ligadura total de los cabos proximales y distales. Hubo una pérdida de unos 10 cm. de femoral, y por eso fue imposible hacer un injerto o un empalme. En un futuro se valorará si la circulación colateral no compensa la pérdida de la femoral y safena”.

 

COMO LA DE MANOLETE

 

José María Reyes Gomis afirmó que la cornada de Escribano tuvo características muy parecidas a las que acabó con la vida de Manolete en Linares. “La de Manolete fue también en el triángulo de Scarpa. Aquella cornada ocurrió antes de la época de inflexión de la cirugía taurina, que se dio con la Guerra del Vietnam, en la cual se evolucionó en el tratamiento de las heridas venosas y arteriales importantes. Antes de ese momento, había que rezar mucho y hacer torniquetes que conducían a un mal asunto”. Y continuó explicando que a Escribano no le hizo falta una transfusión, algo que en el caso del torero cordobés tuvo consecuencias nefastas: “Hubo un shock anafiláctico por una transfusión de un suero excedente de la segunda guerra mundial, que fue lo que le mató. También es difícil saber qué le hubiese ocurrido sin hacerle esa transfusión”.

A %d blogueros les gusta esto: