BUENA DIMENSIÓN DE JORGE MARTÍNEZ CON UN DESLUCIDO LOTE EN LA NOVILLADA DE LA SEMANA GRANDE DE BILBAO

Después de su triunfo el pasado viernes en la feria de Almería, el novillero totanero Jorge Martínez afrontaba uno de los compromisos más importantes de su temporada este lunes, 22 de agosto, en la Semana Grande de Bilbao. El novillero murciano hacía el paseíllo en el coso de Vista Alegre junto a Víctor Hernández y Mario Navas en la lidia de novillos de José Cruz. Lamentablemente, la plaza registró una muy lamentable y penosa entrada. Decir un quito del aforo es alinearse con los que, desgraciadamente, se han cargado uno de los bastiones del norte taurino. La pena al menos se quitó al ver las ganas de los novilleros actuantes que se las vieron con una bien presentada y variada novillada, en cuanto al juego de los novillos se refiere. Hernández, Martínez y Navas se afanaron en agradar a los presentes y a los televidentes, ya que el festejo fue televisado por el canal privado de pago por visión de Toros.

Víctor Hernández fue ovacionado en el primero. El madrileño, que volvía a los ruedos tras ser prendido el pasado viernes en Almería, dejó buenas sensaciones con él. El de José Cruz, aplaudido de salida, no colaboró y el chaval lo puso todo. No se lució el alcarreño capote en mano, saludando en el tercio de banderillas Roberto Ortega y Marcos Prieto por su buena labor. Al público fue el brindis de Hernández, probando por ambos lados Hernández a un animal de poco juego, que lo puso incluso en algún aprieto. Dejó una estocada contraria al primer intento y saludó una ovación.

Jorge Martínez dejó unas verónicas magistrales, de gran contenido y profundidad al segundo de la tarde, novillo que luego fue devuelto a los corrales por inválido. El sobrero también estuvo limitado de fuerzas y en los primeros tercios de la lidia novillero y cuadrillas anduvieron de enfermeros. Con la muleta, el novillero murciano fue poco a poco afianzando la débil embestida del de José Cruz hasta sacarle tandas de mérito. Le apretó al final de faena y ahí llegó lo mejor de su actuación dejando pases naturales de belleza y pureza. Conectó con los tendidos el de Totana que si llega a matar correctamente le hubieran pedido el trofeo. Una estocada muy baja y el verduguillo esfumaron esa posibilidad.

Mario Navas no tuvo suerte con el tercero. Un animal soso y sin transmisión con el que lo intentó todo para lucir. El animal no era propicio, pero el novillero alargó demasiado la faena y aburrió a los presentes. Pasó un quinario con la espada. Silencio.

Hernández abrió el marcador de orejas de la tarde tras pasaportar a un bravo y encastado animal de José Cruz que propicio un tercio de varas emotivo. Aleluya. Todo lo que se le hacía al bravo animal tenía importancia. El afincado en Guadalajara cuajó una faena importante, dejando series intensas por ambos pitones. Las primeras fueron de mucha emoción por el ímpetu del toro para perseguir los engaños, luego, el novillero se relajó más y dejó naturales bellos. Mató de casi entera y se le premió con una oreja pedida por todo el público.

El quinto, colorado de capa, y con más presencia que algunos toros que van toreando las figuras por las plazas de nuestro país, no colaboró con Jorge Martínez que lo dio todo para el triunfo. Lo recibió a la verónica con buen aire para después dejar una buena dimensión y gran valor con la muleta, ante un novillo remiso a embestir. Se puso donde los pies queman el de Totana y sacó muletazos buenos de uno en uno. No pudo estallar la faena, pero si dejó la sensación de un novillero hecho que cuando le embista un novillo de verdad puede formar la marimorena. Para eso también es importante el manejo de la espada, algo, eso sí, en lo que Martínez tiene que mejorar mucho si quiere amarrar los triunfos. Escuchó silencio.

A Mario Navas no le pesó la responsabilidad con el sexto y se entregó con él en una faena donde los pasajes limpios y de buen toreo se intercalaron con las lógicas ganas que atropellan la razón de todo aquel novillero que empieza. No se le pudo poner un pero a una faena entregada en la que estuvo por encima de un noble novillo de José Cruz. Mató con acierto y se le pidió una oreja que el presidente concedió sin pensárselo mucho.

Ficha:

Plaza de Toros de Bilbao. Lunes 22 de agosto. Tercera de las Corridas Generales. Novillada con picadores.

Novillos de José Cruz, el 2ª como sobrero, de buena presencia, pero variados de juego y flojos. El 4º bravo y encastado.

Víctor Hernández: Ovación y Oreja.

Jorge Martínez. Ovación tras aviso y Silencio.

Mario Navas: Silencio y Oreja.

Entrada: Menos de un quinto del aforo.

@elmuletazo / Fotos: Plaza de Toros de Bilbao

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: