PACO UREÑA: “SI NO LLEGAN LOS CONTRATOS CUANDO ME LOS HE GANADO EN EL RUEDO, MOLESTA, INDUDABLEMENTE”.

La afición se lleva las manos a la cabeza ante la tremenda injusticia, pero, sin embargo, las grandes empresas se mantienen inmóviles y no reaccionan a la hora de darle el sitio que merece al último gran triunfador de la Feria de San Isidro de la plaza de toros de Las Ventas de Madrid y al hombre que hizo historia en la última Semana Grande de Bilbao, cortando 4 orejas en la misma tarde.

Verlo fuera de los carteles de Valencia, con el tremendo cartel que tiene en el coso de la calle de Játiva, ya olía a chamusquina para todos. “Soy el triunfador de las tres últimas ferias de Julio y autor de la mejor faena de la última feria de Fallas celebrada”, relataba tímido, porque no le gusta sacar sus méritos a relucir, Paco Ureña en los micrófonos del programa “El Toril” de Onda Madrid.

El de Lorca, que apostó por esa plaza para reaparecer con un ojo menos, ha visto como toreros con menos méritos han pasado por delante de él a la hora de encuadrarse en los carteles: “No voy a Valencia porque no se daban las circunstancias pertinentes para mi contratación”, expresa el torero, añadiendo que: “Lo que me ofrecían no se adaptaba a lo que yo me he ganado en el ruedo de esa plaza”.  La de Victorino abriendo feria, apartada del ciclo continuado, como las lentejas, o las tomas o las dejas, fue la oferta de la empresa de Rafael García Garrido.

Tras la ausencia de Fallas, también llega el olvido en los carteles de Castellón. Matilla nunca se lo puso fácil a Ureña, bueno, ni él ni ningún otro empresario con fuerza. En los despachos siempre priman los amiguismos, los negocios del “yo te pongo aquí y tú me pones allí”. Un cambio de cromos que ha terminando por ahogar el palmarés de los toreros, conseguido delante de los pitones de los toros. Ahí están los ejemplos. Miren los carteles y verán colocados a toreros que todavía ni han dicho buenos días en esta profesión.

Ureña hiela con una frase cuando comenta lo que el empresario de La Maestranza, pero tan cerca de Senegal, es capaz de hacer: “A día de hoy no se ha puesto en contacto ni conmigo ni con mi apoderado. No hay ninguna llamada. Será que Paco Ureña no interesa en Sevilla”. (En la pasada feria de San Miguel cortó una oreja de mucho peso a un toro de García Jiménez, tras una demostración de valor infinita)

El torero se abre en canal: “Es normal que duela. Si no llegan los contratos cuando me los he ganado en el ruedo, molesta, indudablemente”.

Pese al revés, el lorquino lo tiene claro: “Voy a intentar que la afición pueda ver a Ureña en su mejor versión, pero al margen de lo que está sucediendo con mi contratación en las ferias. Yo quiero ser mejor torero cada día y mejor persona”.

La feria de San Isidro se antoja clave para el murciano. Las Ventas es su plaza, la que le ha puesto esa etiqueta de torero de Madrid, que no todos son capaces de llevar colgada. Paco Ureña está dispuesto a volver a poner de acuerdo a su exigente afición: “Espero que lo de Madrid se haga, pero todavía no he recibido ni una llamada de la empresa. Supongo que llamarán. Ojalá se dé la situación óptima para torear, siempre que me contraten con respeto y cuenten con la entrega que siempre he dejado allí”.

De momento, Paco Ureña solo aparece en los carteles de la temporada taurina de Bocairent (Valencia), donde actuará el 28 de mayo junto a Roca Rey. Lejos de retirarse, aclara: “Mi apoderado está viendo cosas para la temporada, pronto van a salir más fechas”. Ureña, aunque los poderosos de los despachos de la fiesta no lo quieran, sigue en activo. Queda pureza para rato.

@elmuletazo

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: