PACO UREÑA EN EL EXILIO

Alejado injustamente de las primeras ferias de la temporada, México ha vuelto a acoger a Paco Ureña, como en aquellos inicios de su carrera, donde en España no tuvieron la sensibilidad suficiente para darle las oportunidades pertinentes.

«¡Spain is different!», rezaba aquel refrán turístico de Fraga. Diferente puede ser, pero muy “cabrona” también, en cuanto a lo taurino se refiere. No se entiende que toda una figura del toreo, ahí está su salida a hombros por la plaza de toros de Las Ventas y su tarde histórica en Bilbao en 2019, este siendo tratada de esta manera.

No lo ponen en Valencia, pese a ser su plaza, donde ha triunfado rotundamente y donde reapareció después de que un toro le quitara en Albacete uno de las cosas que más aprecia el ser humano. Lo dejan fuera de Castellón pese a poner el toreo en la pasada feria y sin embargo su sitio es ocupado por toreros que de momento no han dicho nada en el toreo, salvo tener a un buen patrón al lado (no damos nombres que luego se nos enfadan). En Olivenza no se acuerdan de su nombre, ni en Illescas….

En Sevilla, pese a que la feria no está cerrada, coger sitio entre tantos toreros que hacen doblete, triplete y hasta sextete, es muy complicado. Desde su equipo de apoderamiento, con Juan Diego a la cabeza, se espera que Ramón Valencia tenga el decoro suficiente para no cometer el mismo atropello que sus compañeros empresarios, pero ya saben que la empresa Pagés sorprende siempre.

Y luego está Madrid, donde el de Lorca debería ser un fijo. Sabemos que las conversaciones con la empresa Plaza 1, que dirige Rafael García Garrido han comenzado. La pretensión del toreo es torear al menos dos o tres corridas de toros, no porque las pida, sino porque se las ha ganado en el ruedo. Entre ellas podría haber un gesto importante y Ureña habría pedido torear la corrida de Adolfo Martín o la de Victorino. En el caso de que la empresa accediera a eso, en un se podría encontrar a Talavante y en la otra a Emilio de Justo. Todo un choque de trenes del que saldría un gran beneficiado, la afición. Todo está por ver.

Mientras, México y la finca San Constantino de Juan Pablo Corona se han convertido en su cuartel general. Esta madrugada reaparece en León tras superar satisfactoriamente la lesión de vértebras que un toro de Juan Pedro Domecq le produjo en Abarán el pasado mes de octubre. Más adelante estará en Autlán de la Grana, en Guadalajara y en varias plazas más en el mes de marzo, porque ha decidido alargar su campaña mexicana a la vista de que en España no le echan cuantas.

Así está el de Lorca a pocas horas de volver.

@elmuletazo

Fotos: Manolo Briones /NTR

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: