ÁNGEL TERUEL, EL TORERO QUE CORTÓ UN RABO EN SU DEBUT EN LA CONDOMINA

La tauromaquia está de luto. El maestro Ángel Teruel ha fallecido en Madrid a los 71 años de edad este viernes, 17 de diciembre. Teruel impactó a los públicos por su concepto y elegancia delante de la cara de los toros. Su trayectoria taurina como matador de toros abarcó desde el año 1967 hasta 1984. En su primera parte se enfrentó con honor  a las máximas figuras de finales de los años 60, obteniendo grandes triunfos. Luego su carrera pegó un bajón a principios de los 70, para después volver a explotar en 1974.

EL madrileño, del barrio de Embajadores, castizo y chulapo por los cuatro costados, consiguió que la plaza de toros de Las Ventas se le rindiera en multitud de ocasiones, saliendo a hombros de la misma 4 veces y cortando 18 orejas.

Su elegancia y empaque con el capote, su verticalidad con las banderillas y su temple, seguridad y hondura con la muleta, no desdeñó nunca el enfrentamiento con los toros procedentes de las ganaderías más ásperas y encastadas y llegó a convertirse -a pesar de su irregular trayectoria profesional- en una de las figuras del toreo más relevantes de su época.

Además de conquistar a los aficionaos por su buen hacer en las plazas, Teruel también conquistó el corazón de muchas féminas. Fue uno de esos primeros toreros que ahora conocemos como mediáticos. La multimillonaria norteamericana Bárbara Hutton, fiel seguidora y que finalmente terminó enamorándose perdidamente de él, no paraba de asistir como espectadora a las plazas en las que estaba anunciado, creando la expectación de la prensa rosa de aquel momento.

Quizá por esa atracción, el director Rafael Gil quiso que el torero fuera el protagonista de su película “Sangre en el ruedo”, estrenada en 1969. En esa película compartió escenas con Alberto Closas y con el recordado actor aguileño, gloria murciana por antonomasia, Francisco Rabal.

El maestro Ángel Teruel Ingresó hace unos días en el Hospital de Cáceres por una anemia que se le complicó con una insuficiencia respiratoria: aguantó con el corazón muy débil, pero finalmente, a las 8:30 de la mañana de este viernes, éste ha dejado de latir. Y con él, ha dejado huérfana a una generación de aficionados que nació y creció en los años 70 y 80 con su incomparable forma de ejecutar el arte de la tauromaquia.

El maestro Ángel Teruel debutó como matador de toros en La Condomina el 8 de septiembre de 1967. En aquella ocasión el madrileño entró por la vía de la sustitución, ocupando el puesto de Antonio Ordóñez. Completaban el cartel Juan García “Mondeño” y Francisco Rivera “Paquirri” en la lidia de toros del Excelentísimo Señor Conde de la Corte. El festejo lo abrió Alvarito Domecq, rejoneando a una res de Mari Cruz Gomendio.

La presentación de Ángel Teruel en Murcia fue un éxito extraordinario. El torero se ganó a los aficionados desde su primera intervención, pues demostró un toreo clásico fenomenal, haciendo las suertes con total perfección.

Con el capotillo estuvo lucido en sus dos toros, toreando a la verónica, cargando la suerte y llevando y trayendo a sus enemigos con un estilo depuradísimo.

Con la franela estuvo sensacional. Citando casi siempre de frente e iniciando y terminando los muletazos del modo más puro. Realizó dos faenas bellísimas, con maestría, con arte y con alegría

Sus dos trasteos fueron jaleados y ovacionados por los aficionados que rápidamente se dieron cuenta de que se encontraban ante una figura del toreo.

Mató a su primero de estocada, entrando por derecho, obteniendo un apéndice con insistente petición de otro trofeo. A su segundo lo entregó a las mulillas de media estocada, colocada en todo lo alto. Paseó las dos orejas y el rabo, saliendo a hombros junto a “Mondeño” y “Paquirri” que también dieron una tarde magistral, cortando el primero dos orejas al cuarto de la tarde y el segundo dos al último de su lote.

La tarde, de esas que la tauromaquia respira gloria, no comenzó con el éxtasis triunfal con la que acabó, ya que en los dos primeros toros estuvo a punto de ocurrir varios altercados de orden público al ponerse la presidencia cicatera y negar orejas en los primeros toros del lote de “Mondeño” y “Paquirri”.

LOS TOREROS OBLIGADOS A DAR LA VUELTA AL RUEDO JUNTOS TRAS LA GRAN TARDE VIVIDA EN LA CONDOMINA

F.P

@elmuletazo

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: