«CLAIRAC»: UNA GANADERÍA HISTÓRICA QUE SIGUE LUCHANDO

No son pocas las ganaderías que habiendo tenido éxitos pasados y siendo representativas de familias con tradición ganadera y que han llevado el nombre de su provincia, como en este caso Salamanca por toda España , se ven relegadas en la actualidad a un segundo plano. Con pocas vacas y camadas cortas, incluso hay años en los que no lidian. Un curioso e incomprensible Tras la cámara de nuestro colaborador Javier Salamanca recorreremos hoy una ganadería que intenta volver a ser lo que fue.

Como anécdota recordamos a nuestros lectores que este hierro lidió novillos en la feria taurina del arroz de Calasparra en 1993, y un año más tarde esta fue la ganadería de la histórica tarde en «La Caverina» en la que Jesulín de Ubrique, en el punto álgido de su carrera, hizo el paseillo como matador en «La Caverina» junto a El Litri y Pepín Liria. No se recuerda un lleno como aquel en el cenentario coso.

Desde su nacimiento, la divisa charra «CLAIRAC», ha lidiado en plazas de toda España y ha propiciado el éxito de figuras del toreo no hasta hace tantos años, dándose el caso de que Cesar Rincón triunfó con ella antes de sus puertas grandes de Madrid.

La familia Lamamie de Clairac es de origen francés, nobles y varios de ellos militares de profesión. El primer miembro de la familia que se instaló en Salamanca fue Miguel Lamamie de Clairac y Villalonga, avanzado el siglo XVI.   Antes ya su abuelo fue el primero en llegar a España, en el siglo XV, a tierras de Cataluña.

Un nieto de Miguel, Eloy Lamamie de Clairac y Bermúdez de Castro fue el primero que se inició en la crianza ganado bravo. Acumuló una gran fortuna en tierras salamantinas llegando a tener 12 fincas, entre ellas la emblemática “Muchachos”, en las cercanías de Ledesma, en la cual empezó esta bonita historia ganadera en 1885 con reses de Mazpule (Raso de Portillo) y otras de Vicente Martinez, con las que inauguró la plaza de Toros La Glorieta de Salamanca en 1893. Pero su idea era comprar ganado de la ganadería más en forma de aquella época, que era la de Don Fernando Parladé y así lo hizo en 1912, justo antes de fallecer. Uno de los sementales que compró, de nombre “Azulejo”, fue vendido en 1916 a Antonio Perez (AP).

Se hizo cargo de la ganadería en 1913 Don Rafael Lamamaie de Clairac Romero, hijo de Eloy, quien añadió más reses de procedencia Parladé, unas de forma indirecta en 1921 y otras directamente de la herencia de Luis Gamero Civico, las cuales pone a nombre de su hijo Don Leopoldo en 1925, siendo ya dos hierros aunque se llevan conjuntamente. También se compró ganado de Contreras a los Sanchez Rico que fueron posteriormente vendidas, quedándose ya solo las de Parlade-Gamero Civico al eliminar las primeras con las que se formó la ganadería.

En 1941 muere Rafael y pasa a dirigir la ganadería su hijo Leopoldo, pasando al repartirse la herencia en 1950 el hierro de la “C” a su hermana menor Doña Aurora, que se anuncia “Valdelama” hasta 1983. En 1985 se creó una empresa familiar aportándose ambas divisas a la misma. Los derechos del hierro de Leopoldo (actualmente se hierra con el mismo el ganado manso) se vendieron en 1992 a Domingo Hernández y ya solo se hierra con la “C”. En 1987 tomó el mando Don Antonio Pelaez Lamamie de Clairac, sobrino de ambos y ganadero con mucha personalidad que mantuvo el prestigio de los “Clairac” hasta su muerte en 2007.

Durante algunos años después la incertidumbre y los rumores sobre una posible venta de la ganadería fueron constantes, pero no llegó a producirse y en 2015 tomó el mando un hermano de Antonio Pelaez, Don Rafael, quien con una afición desmedida está reconstruyendo la vacada poco a poco. Para acabar con la consanguinidad acudió a la ganadería de Santa Teresa (Gamero Cívico-Guardiola soto) antes llamada Félix Hernandez Barrera y parece que lo ha conseguido. Ya no padrean estos sementales que lo hicieron 2 años y con 70 vacas y 5 sementales, es como si todo empezase otra vez de nuevo.

No sin dificultades, dada la situación actual, de momento no dejan toros, solo novillos y camadas cortas. Para 2022 pueden salir 2 o 3 novilladas, algunos erales-novillos ya van apuntando y esperemos que este hierro emblemático tenga oportunidades de volver a ser lo que fue. Una sangre escasa en la cabaña brava que como otras se ve arrinconada injustamente.

Añadir por último que, en 1993, en el centenario de la plaza de toros de Salamanca, se volvieron a lidiar toros de esta ganadería, no volviendo a pisar la plaza desde entonces. Ojalá se dé la vuelta pronto la tortilla.

Ficha ganadera:

Pertenece a: Union de Criadores de toros de lidia

Propietario: Clairac S.A.

Representante: Don Rafael Pelaez Lamamie de Clairac

Señal de oreja: orejisana en ambas

Divisa: encarnada y morada

Antiguedad: 23/09/1925

Finca principal: “La Moral de Castro· en Garcirrey /Salamanca)

Procedencia actual: Parlade-Gamero Civico

Mayoral: Ezequiel Estevez Roman

Fotos y texto: Javier Salamanca

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: