A REVERTE NO LE GUSTÁIS

Con este panorama de suspensiones de ferias taurinas de vital importancia para la salud de la tauromaquia regional y aplazamientos de otros festejos previstos por diferentes aspectos, la mayoría de ellos absurdos y que se podrían haber solucionado; que se vaya a celebrar una corrida de toros en la Región de Murcia con esa norma trasnochada del límite de las 2.000 personas con el 50% de aforo que impone la CARM, debería ser un motivo de alegría.

Pero en el festejo anunciado para el martes 14 de septiembre en Cehegín no hay ningún murciano y el luto por la fiesta de los toros regional no es que siga, es que se agranda. Ni está “Rafaelillo”, en su XXV Aniversario de alternativa. Ni Paco Ureña, figura actual de la comunidad. Ni Filiberto, promesa. Lo más sangrante es ver que también está fuera el torero local, Antonio Puerta, que el pasado mes de junio llevó un montón de gente al coso de Don Pepe Navarro en la que se denominó “corrida de los claveles” y se merecía estar anunciado en este nuevo cartel para el día de la Virgen de las Maravillas.

No cabe duda, y hay pruebas de ello, que el tirón en taquilla que tiene Antonio en su pueblo supera con creces al de Daniel Crespo, que es un buen torero de El Puerto de Santa María, pero que en Murcia solo lo conoce su apoderado, que casualmente es el promotor del festejo.

Hace unos días, Juan Reverte, de Lorca el hombre, expresó en los micrófonos del Carrusel Taurino de Canal Sur Radio, en esa feria de Linares en la que se atreve a dejar a Curro Díaz fuera, su manera de componer los carteles: “Cuando tengo que hacer los carteles, me pongo a ver vídeos hasta que veo tres toreros que me gustan y los pongo en el cartel. Aunque no sean tan conocidos”.

Pues ahí está la prueba. Lo tienen que saber Rafaelillo, Ureña, Filiberto y el propio Puerta. Al Señor Reverte no le gustáis, por eso os deja fuera de todas las ferias que organiza. O es eso, o que YouTube le ha censurado vuestros vídeos. Que sería el colmo de los colmos, el vetador vetado.

Y mientras, reina el silencio. Incluso se han atrevido a darle las gracias. Como diría Juncal: ¡Tomen nota!

Todo va bien en esta Región donde no se les presta atención a nuestros toreros, donde pasan de largo los proyectos de la Fundación del Toro de Lidia, donde se ha producido el mayor escándalo jamás contado en una escuela taurina, donde su televisión autonómica pasa de los toros, donde durante muchos años se le ha puesto una alfombra roja al huracán del protagonismo en lugar de denunciar sus malas artes. En esta Región donde se le mandaba a un chaval que debutaba con picadores un mensaje diciéndole eso de “la primera y la última” y se cumplía, donde se decía que se iba a instaurar una Mesa del Toro para dar solución a los problemas de la fiesta y resultó que ni mesa, ni silla, ni taburete, ni una simple caja de cola. En esta Región donde se defiende a un hombre que ha sido esbirro del túnel porque en la localidad donde tiene su plaza gobierna el partido de la oposición……….

Pero la fiesta es BIC en la Región, así denominada seguramente por la marca del bolígrafo con el que se firmó la declaración. Con eso, y luciendo una mascarilla con motivos taurinos, estamos salvados.

Fuera de peligro como aquellos taurinos de antaño que pensaban que el crucifijo de las enfermerías los iba a librar de la parca. Que estando “eso” ahí era mejor que el suero, las bolsas de sangre o las manos del cirujano.

Ya lo dijo aquel subalterno al coger un par de banderillas en una tarde con olor a cera donde se lidiaba un novillo con muchas dificultades: “Siempre le toca al más desgraciado”. Y ya no volvió a conversar con nadie.

Fran Pérez @frantrapiotoros