AMPLIACIÓN: los verdaderos motivos DE LA suspensión de la FERIA TAURINA DE MURCIA y sus consecuencias

La empresa Toros Sureste ha hecho oficial mediante un escueto comunicado, en el que no ha querido entrar en mayores detalles, la suspensión de la feria taurina de Murcia.

Hasta el último momento Ángel Bernal ha intentado que se pudiese llegar al aforo mínimo de 5.000 personas, por la vía de la modificación de la Orden de la Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma de fecha 2/6/2021. Hasta el pasado viernes lo intentó por todos los medios, según ha podido confirmar este periódico digital. Con dicho aforo y la adecuación de los honorarios de los actuantes, permitiría cubrir los costes mínimos y hacer viable el ciclo. Con 2.000 personas resulta imposible.

En la mañana de este lunes se ha confirmado  que no se va a modificar y que la Región de Murcia continua en alerta 2, nivel regional que aplica en el caso de grandes eventos como lo son las corridas de toros.  Siendo así, los espectáculos que se celebren en plazas de toros se permiten, pero con las siguientes restricciones:

  • 50% aforo y un máximo de 2.000 personas al aire libre.
  • Todos los asistentes sentados.
  • Separación de seguridad y mascarilla.
  • Se permite la apertura de cantinas para la venta de comida y bebida pero se prohíbe su consumo en las mismas.
  • Protocolo covid y coordinador responsable.
  • Control separado de accesos, registro de entradas y circuitos separados.

Al igual que en otras comunidades autónomas, en Murcia se aplican restricciones en porcentaje de aforo, pero además en la Región se aplica la restricción del número máximo de espectadores, 2.000, lo que impide cubrir los costes mínimos de explotación de un festejo taurino mayor como es una corrida de toros.

Con dicha limitación, se da la circunstancia de que pueden entrar las mismas personas en la plaza de toros de Murcia, con capacidad para 15.000 personas, que en Cieza por ejemplo, con capacidad para 5.000, al aplicar en ambos casos la limitación de las 2.000 personas.

La inflexibilidad de las autoridades regionales, aplicando “tabla rasa”, ha hecho que Murcia capital se quede sin toros un año más, cuando ya se habían presentado unas atractivas combinaciones y en la víspera del comienzo de la venta de abonos. Todo ello mientras se siguen celebrando ferias en las Comunidades Autónomas vecinas con igual o incluso mayor incidencia del Covid-19 y con plazas de toros más pequeñas y peor acondicionadas que “La Condomina”, como lo son todas las de las provincias limítrofes.

Pierde no solo la afición, pierde la feria y la economía de la ciudad.

El Muletazo @elmuletazo