EL REGRESO DE LOS TOROS A MORATALLA “FOTO A FOTO” por Paco Sastre

La reactivación taurina en la Región de Murcia sigue implementándose poco a poco tras superar lo peor de la pandemia del coronavirus. Cierto es que las cosas están complicadas, que organizar toros es toda una aventura, por eso es de agradecer que empresas valientes  apuesten por dar estos festejos cuyo porcentaje de fracaso es mayor que de triunfo, económicamente hablando.

Si el festejo de Cehegín sorprendió por la buena afluencia de público a los tendidos, la corrida de toros mixta de ayer sábado, 10 de julio, celebrada en la plaza de toros portátil de Moratalla no tuvo la misma sintonía. La vuelta de los toros a esta localidad tras más de diez años sin acoger festejos mayores no pegó entre la afición como se esperaba. Calasparra y su afición tiró de la taquilla con “El Fili” por bandera, pero si no llegan a ir, el aspecto de la plaza, con los aficionados de siempre (esos 4 chalaos como dice alguno y faltaron 2)  hubiera pasado de decepcionante a desolador.

Fuera del disgusto y ya metidos en el contenido de la tarde, Miguel Tendero y Filiberto triunfaron al cortar una oreja a cada uno de sus oponentes de desigual juego de Jiménez Pasquau. Tendero ofreció la cara de la experiencia, de estar curtido ya en la profesión. Cuando los toros dejaron de ayudarle dio ese paso para encender la llama de los tendidos. Cosas ya de como se dice en esta tierra, perro viejo. Está en un gran momento.

Filiberto camina por el clasicismo el toreo bueno. Siempre queriendo hacer las cosas bien, su manera de expresar es propia de plazas con entidad donde saben lo difícil que es ejecutar el toreo como mandan los cánones. Dejó muletazos de mucha belleza, en una portátil donde, que le vamos hacer, la gente busca rock and roll. Pero esto siempre ha sido así. El de Calasparra pide un San Isidro, donde se pueda ver su verdadera dimensión y dónde realmente puede darle ese giro de tuerca para impulsar su carrera. ¡Qué llegue pronto!

Rocío Romero tiene todavía mucha carrera por delante. Querer ser torero, o pretenderlo, en estos tiempos, como es esta fiesta, es un milagro del Cristo del Rayo. No se da por vencida y siempre quiere ir evolucionando. La tarde de ayer le sirvió para eso, para seguir aprendiendo delante de la cara del de los rizos para coger el poso suficiente y aspirar a otros retos de más envergadura.

No se puede olvidar para cerrar la crónica del día después. ¡A qué nivel está el subalterno ciezano Antonio Cama! ¿Ninguna figura del toreo se da cuenta?

Así captó el momento de los dos espadas y de la novillero el objetivo de nuestro compañero Paco Sastre.

MIGUEL TENDERO:

FILIBERTO:

ROCÍO ROMERO:

CUADRILLAS:

Texto: @elmuletazo FOTOS: PACO SASTRE