LA ILUSIÓN DE CRISTÓBAL RAMOS “PARRITA” CONTINÚA: “LOS NOVILLEROS DE MURCIA EXIGIMOS LAS OPORTUNIDADES QUE TIENEN LOS COMPAÑEROS DE OTRAS COMUNIDADES”

Los aficionados nos preguntan por él. Pertenece a ese grupo de “cuatro” con picadores, donde el futuro más cercano de la tauromaquia regional se apoya, pero hace tiempo que no sale a la luz pública. Con esta entrevista queremos tranquilizar a los que lo echan de menos. Como todo novillero, en estos tiempos de incertidumbre, de no saber qué pasará, vela armas, esperando a que la tauromaquia se reactive y que los que la integran miren al escalafón de novilleros con picadores como la baza principal para insuflarle al mundo de los toros la vida y renovación que necesita.

Cada tarde, en la cancha donde entrena, por los trastos de Cristóbal Ramos “Parrita” se reflejan los ojos calés de la ilusión y de la pasión por lo que ama. Tras su primera toma de contacto en el escalafón de los del castoreño, donde quizá el acelerador estaba pisado de más, ya conocemos el dicho de los buenos principios, ahora el murciano ha ganado en calma, en madurez y está dispuesto a volver a sorprender y entusiasmar a la legión de partidarios que le seguía cuando arrasaba en el escalafón de sin caballos.

Te transmito la pregunta que me hacen muchos aficionados: “¿Qué es de “Parrita”? ¿Sigue en activo?

– Parrita, está entrenando y al 100%, de hecho nunca he anunciado que me retiraba, al contrario, sigo mi preparación y mi mentalización para lo que venga.

Son años difíciles, de mucha incertidumbre. La tauromaquia, como muchos sectores cultuales, ha quedado muy tocada, ¿Cómo consigues seguir con esa ilusión puesta en poder volver a vestirte de luces?

– Entrenando todos los días y con una firme preparación en el campo. No me queda otra. Tengo que agarrarme a eso mientras que llegan las oportunidades para torear y demostrar de lo que soy capaz en el ruedo.

¿Tienes confianza en que el sector apueste por las novilladas con picadores cuando la pandemia deje volver a la normalidad? ¿Se habrán aprendido la lección algunos: “eso de que sin oportunidades para la cantera la fiesta de los toros no tiene futuro”?

– Con esa fe creo que nos levantamos todos los que están en mi escalafón, y en especial yo en que todo vuelva a la normalidad y se apueste por el futuro.

¿Sigue siendo Miguel Morales tu hombre de confianza, la persona que lleva las riendas de tu carrera?

– Claro que seguimos juntos. Este año en el campo hemos intercambiado opiniones para ver que planteamiento de temporada, en el caso de que se pueda celebrar, queremos. Miguel me ayuda a corregir los fallos que tengo delante de la cara de los toros. Me da confianza tenerlo a mi lado.

¿Cuál es el planteamiento para este 2021, tus retos más cercanos?

– Mis retos más cercanos son empezar este mes los tentaderos, torear algún toro y estar listo para cuando allá una mínima oportunidad poder aprovecharla.

¿Te ves toreando este año, con permiso de la pandemia, en Blanca, Calasparra o la feria de Murcia, por ejemplo?

– Ojalá son tres sitios de mi tierra y ferias de novillas importantes, será un sueño poder estar ahí este año. Supongo que todo novillero que esté en la situación en la que yo estoy tiene en la mente hacer vibrar y entusiasmar a los públicos de esas maravillosas plazas.

¿Qué eslogan te pones? ¿Por qué los empresarios deberían contar contigo en los carteles?

–  No me gusta los eslóganes, creo que eso está bien cuando se vende un producto no para vender la vida de un hombre, por eso pienso que no debo decir el por qué un empresario me tiene que poner en los carteles. Es una cosa que me pertenece a mí demostrarlo y ganármelo en la plaza.

¿Por qué dicen que ser torero es la profesión más bonita del mundo? ¿Qué sentimientos te crea? ¿Qué es el toreo para ti?

–  Es algo que a día de hoy no lo he conseguido poder entender o explicar. Sé que el eje de mi vida, por lo que lucho y sueño. Para mí con eso me sobra. Es mi profesión y mi vida.

¿Cómo has visto desde fuera la apuesta por las novilladas de la Fundación del Toro de Lidia en Andalucía y Castilla y León? ¿Te gustaría que eso pudiera extrapolarse a Murcia?

– Pues creo que era una cosa que le hacía falta a la fiesta, apoyar este escalafón de los novilleros con caballos. Pienso que hablo por todos mis compañeros de escalafón de esta tierra que deben pensar lo mismo. Aquí en Murcia también hay novilleros y buenos, exigimos nuestras oportunidades como las que hay en cualquier otra comunidad. Si se llegase a celebrar en nuestra tierra sería muy bien acogido por la afición. La tauromaquia en Murcia necesita ilusionarse con estas cosas.

Para eso hace falta una apuesta económica del Gobierno Regional, que dados los tiempos que corren parece poco probable. ¿Tratan bien los gobernantes de la Región a la tauromaquia?

– No la tratan mal, pero la tratarían mejor si apostaran por cosas como las que hemos hablado antes.

La pregunta es obligada, ¿Cómo has vivido el desagradable asunto ocurrido en la escuela taurina de Murcia?

– Eso son cosas que ha pasado en muchos sectores que no es el del toro. Siempre es desagradable. Yo estoy agradecido a la escuela de Murcia por lo que me dieron mientras pertenecí a ella, y no por este hecho se debe de dejar de ser agradecido. Estamos hablando del futuro de la fiesta, una escuela taurina es la ayuda que chicos como yo, o como todos los que sueñan con ser toreros, necesitan para poder iniciarse en este mundo. Murcia merece una escuela taurina.

¿Crees que la tauromaquia regional ha quedado muy tocada por este asunto?

–  No es fácil reponerse a eso, pero el mundo del toro no es eso y tiene que quedar claro. A mí, profesores de las distintas escuelas por las que he pasado, como Alfonso Romero, José María Plaza o Ángel Gómez Escorial, me enseñaron educación, respeto y disciplina, cosa que en la vida las puedo aplicar. Les estoy muy agradecido, y cuento esto para que los chicos que vean esta entrevista sepan que no es así, que no siempre que vean un maestro en la escuela taurina les va a pasar eso, o casos parecidos. Este mundo siempre se caracterizó por su respeto, no por otras cosas.

La ilusión es fundamental para ponerse delante de la cara del toro. Curro Romero, con un montón de años y de alternativa a las espaldas, salía a la plaza con la ilusión de pegarles cinco verónicas y una media de cartel a los toros. Cuando lo conseguía, las plazas se convertían en alegría viva. ¿Cuál es la tuya?

– Mi ilusión es poder volver a vestirme de torero en una plaza con público y hacerla aplaudir.

Qué se cumpla Cristóbal. Suerte y gracias por este ratito para los lectores de elmuletazo.com

Un abrazo y no me cansaré de deciros a todo el equipo de El Muletazo, gracias, por tenerme en cuenta a mí y apoyar dentro de lo que podéis a la fiesta.

Por Fran Pérez @frantrapiotoros