DECLARA EL PRESUNTO ABUSADOR DE LA ESCUELA TAURINA DE MURCIA: “SOY VÍCTIMA DE UNA CONJURA DE GENTE PODEROSA QUE BUSCA CARGARSE LA ESCUELA DE TAUROMAQUIA”

Según informa Ricardo Fernández en el diario La Verdad en su edición de este miércoles 3 de febrero, el colaborador y maestro de la Escuela Taurina de la Región de Murcia, J. M. O., señalado por la Policía Nacional como un presunto depredador sexual que habría abusado de al menos una decena de alumnos de esa institución, rechazó ayer todas las imputaciones que pesan sobre su persona.

Lo hizo en el transcurso de una comparecencia telemática ante la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Murcia, Olga Reverte, en la que constituyó su primera declaración sobre estos hechos, pues cuando fue detenido en septiembre del año pasado se acogió a su derecho a guardar silencio.

J. M. O. se presentó a sí mismo como «un cabeza de turco» que habría sido utilizada «por quienes quieren acabar con la Escuela de Tauromaquia», según fuentes próximas a la investigación a las que ha tenido acceso el diario La Verdad de Murcia. En esa línea argumental señaló que en torno a ese centro de formación hay desde hace años varias facciones enfrentadas entre sí, lo que le dio pie a sostener que había sido víctima de una conjura, «de gente muy poderosa», que busca «cargarse la Escuela de Tauromaquia».

Respecto de las acusaciones de abusos y agresiones sexuales que mantienen varios antiguos alumnos –la juez se centró en el testimonio de cuatro de ellos, que concentran los actos de apariencia más graves–, indicó que muchos de los chicos y chicas a quienes dio clases acabaron resentidos con él. «Yo era muy duro con ellos, muy tajante, porque el mundo del toro es también muy duro y no todo el mundo sirve para eso», vino a decir, para apostillar que a esos alumnos les fue diciendo «que no iban a llegar a ser toreros; a unos porque no tenían valor, a otros porque no valían…».

Pese a ello, afirmó que «a todos ellos les sigo teniendo cariño, aunque me hayan denunciado, porque siempre he cuidado de ellos y he tratado de educarles y formarles lo mejor posible». A lo largo de noventa minutos, J. M. O. fue respondiendo con detalle a cada una de las imputaciones de delitos sexuales que se le han ido efectuando en estos meses de investigación. Así, rechazó haber sometido a tocamientos en sus órganos sexuales a alguna de las aprendices de torera, a quienes habría tumbado en una camilla que tenía en su casa con la excusa de darles masajes. En el caso de una de las novilleras, aseguró que siempre la trató estando su abuela presente y señaló que la camilla la tenía porque iba a montar un gabinete de fisioterapia junto con un amigo.

También rechazó haber mantenido sexo con otra alumna en una furgoneta y solo reconoció contactos sexuales con la madre de una de sus pupilas, siempre con su consentimiento.

Sobre su relación laboral con la Escuela de Tauromaquia, reconoció que no tenía contrato, ya que estaba jubilado, pero que la dirección le había ofrecido ejercer como maestro y él había aceptado.

El abogado de J. M. O., Manuel Martínez Martínez, se mostró satisfecho con la declaración y anunció que pedirá la libertad provisional en los próximos días.

@elmuletazo

Fuente: Información de Ricardo Fernández para La Verdad de Murcia