DE CUANDO EL REY EMÉRITO FUE A LOS TOROS A CARTAGENA

La ciudad de Cartagena tiene que tener plaza de toros. Por historia taurina, la ciudad portuaria merece tener de nuevo un recinto taurino que antaño escribió muchas páginas brillantes de la tauromaquia en nuestra Región. El Foro Taurino y Cultural de Cartagena y su Comarca, con Francisco Vera al frente, ha intentado por pasiva y por activa, desde hace innumerables años, que el Ayuntamiento se decida a devolverle a la ciudad, sin complejos, una infraestructura convertida en multiusos que serviría para dinamizar la cultura y el ocio de la ciudad. De momento, tras muchas promesas y pocos hechos, no hay nada claro pese a que la entidad taurina le ha dejado al consistorio muchas veces “a huevo” la solución para hacer realidad el proyecto.

Este invierno taurino vamos a ir recordando festejos de antaño celebrados en la Región, que quizá quedaron sin mucha difusión por la época en la que se celebraron, pero que engrandecieron la Murcia Taurina.

Precisamente, este noviembre se cumplen 62 años del festival celebrado en la desaparecida plaza de toros de Cartagena a beneficio de las viudas y huérfanos del Ejército de Tierra. Un festival taurino que presenció en los tendidos de la plaza cartagenera el ahora Rey emérito de España exiliado en Arabia Saudí, que por aquel entonces, siendo príncipe en la dictadura franquista, estudiaba en la Academia General del Aire de San Javier.

Para la ocasión se preparó un cartel de interés que casi llena por completo los tendidos de la plaza de toros. Ante cinco novillos de la ganadería de Alberto González Carrasco actuaron los matadores de toros Rafael Ortega, Ramón Solano “Solanito”, Manolo Segura y José Gómez “Cabañero”, y el rejoneador Josechu Pérez de Mendoza, que abrió el festejo.

Josechu Pérez de Mendoza, que en la actualidad comenta las corridas de rejones televisadas por Castilla la Mancha Televisión, se lució, colocando rejones y banderillas, y un par de rehiletes a dos manos, escuchando grandes ovaciones. Mató al novillo al segundo intento y se le concedieron dos orejas, el rabo y una pata. El rejoneador, no dejó pasar la ocasión y brindó la faena al príncipe Juan Carlos.

Josechu Pérez de Mendoza brinda al príncipe Juan Carlos

Rafael Ortega dio un recital con el capote. El gaditano dejó sobre el ruedo de Cartagena un ramillete de excelsas verónicas rematadas con una media de antología. Solo con su labor con el capotillo ya se ganó los trofeos. El animal se vino abajo en la muleta y Ortega dejó una faena valiente y voluntariosa que coronó con el buen uso de la tizona. Paseó las dos orejas.

Estocada de Rafael Ortega

“Solanito” se lució con la capa y provocó un gran clamor banderilleando a su novillo con gran lucimiento. Con el trapo rojo consiguió excelentes redondos, templando las embestidas de su oponente al que exprimió por completo. Acabó de media estocada y cuatro descabellos. También le fueron concedidas dos generosas orejas.

“Solanito” colocando un par de banderillas

La sensación de la tarde fue Manolo Segura. El torero malagueño dio un recital y se metió al público en el bolsillo desde el primer momento. Le correspondió el mejor novillo y supo aprovecharlo. Segura quiso dejárselo crudo en el caballo para que las acometidas de animal en la muleta fueran explosivas. El burel acudía como un tren a los capotes. Segura lo recibió de rodillas cerrado en tablas, para después cuajar una gran faena por ambas manos. La plaza vibró ante el valeroso trasteo y pidió con fuerza las dos orejas, el rabo y la pata del animal para el torero.

Pase de pecho de Manolo Segura

El albaceteño Pepe “Cabañero”, cuya carrera tomaría impulso por sus buenas actuaciones en las novilladas económicas celebradas en la plaza de toros de Abarán en el año 55, estuvo bien con el capote y lució mucho con la franela, logrando buenos muletazos que la gente ovacionó de buena gana para que la tarde fuera triunfal de principio a fin. Terminó con el burel de media superior y le fueron adjudicadas las dos orejas y rabo.

El festejo tuvo la anécdota de contar como alguacililla  a la actriz de cine María Concepción Martínez Horcajada, conocida artísticamente como “María Mahor”. La madrileña estaba de plena actualidad, además de por participar en películas de Pedro Lazaga o Rafael Gil, por presentar el programa de TVE, Hoy es fiesta.

María Mahor pidiendo la llave

Presidieron el festejo las bellísimas señoritas María Dolores Alfín Massot, Milagros Hernández Moreno, María del Carmen Salvador Martínez, María José Suances Caamano y María del Carmen Acosto García, que iniciaron el espectáculo desfilando en calesa por el ruedo.

Fran Pérez @frantrapiotoros