LA ILUSIÓN DE LOS EXALUMNOS DE LA ESCUELA TAURINA DE MURCIA CONTINÚA

A veces se piensa que cuando algo se acaba, el mundo se nos cae encima de forma precipitada. Sin embargo, hay otra forma de verlo, y es que tal vez el destino ha querido que se cierre una puerta para darnos la posibilidad de comenzar otra aventura excitante.

La vida está llena de oportunidades y cada persona debe saber coger las suyas. La elección de ellas siempre viene de la mano de la experiencia y la sabiduría que nos han dejado otras malas experiencias. Para evolucionar hay que equivocarse y bajo esa base coger el conocimiento necesario para no resbalarse otra vez.

Sin duda, la primera experiencia en la profesión de los exalumnos de la escuela taurina de Murcia no ha sido buena, ni por lo que tenían que vivir dentro de ella con las presuntas acciones poco ortodoxas del profesor detenido, ni con la nula respuesta de apoyo que han tenido de las personas que presuntamente velaban por su educación y formación dentro de ella.

Cortar por lo sano era la mejor opción. Mes y medio sin explicaciones, sin respuestas, sin apoyo, sin una llamada de disculpa, era un tiempo más que clarificador. Su futuro no importaba, la boda de algún torero sí.

Por eso, con valentía, conscientes de que algún arreón de manso les puede llegar algún día (no sería la primera vez), han tomado la determinación de marcharse, de huir, de dar ejemplo y hacer lo que la junta directiva de la escuela taurina de Murcia debería haber hecho el día después de conocerse públicamente la detención del profesor de la escuela.

Afortunadamente, lejos de la escuela taurina de Murcia hay nuevos caminos, y muchos exalumnos ya han empezado a andar por ellos en busca de nuevos amaneceres que le hagan olvidar los tiempos oscuros.

Algunos de ellos ya se han puesto en manos de Francisco José Palazón, bajo la disciplina de la escuela taurina de Alicante. Otros se han encontrado la disposición de Alberto López “Niño del Barrio” y del maestro “Rafaelillo”. Antonio Puerta, apasionado por la educación taurina, también se ha puesto a disposición de los chavales y se los ha llevado a su Cehegín natal para que comprueben que querer ser torero es otra cosa de lo que habían comprobado en La Condomina.

Y mientras que su sueño continúa, el director de asuntos taurinos de la Comunidad de Murcia, Francisco Abril, busca una solución para que vuelvan a tener un espacio para formarse como toreros, con otros aires, con nuevos retos, con aspiraciones nuevas. Un proyecto que se ha retrasado por la grave crisis sanitaria por la que pasa la Región de Murcia, pero cuyo esfuerzo para que se haga realidad no cesa.

Fran Pérez @frantrapiotoros