6 AÑOS SIN MANZANARES, ÍDOLO DE LA REGIÓN DE MURCIA (RECORDAMOS SU FAENA AL TORO “GANADOR” DE JUAN PEDRO DOMECQ)

Hace 6 años que falleció José María Dols Abellán, o lo que es lo mismo, “José María Manzanares”, cuya carrera taurina se escribe con letras de oro en la historia de la tauromaquia.

El gran maestro de Alicante fue un hijo más de la Región de Murcia. Su afición quiso que en las plazas de toros de esta bendita tierra se sintiera como en casa, aunque realmente estaba en ella porque la sangre murciana le corría por la venas. Su madre, Dolores, natural de Jumilla, le inculcó siempre el respeto y el amor por Murcia, algo que sus abuelos blanqueños ayudaron a reafirmar.

Manzanares además de sembrar gran toreo en la Región donde era un ídolo, cultivó amistades. Una de las más firmes  fue la del recordado Doctor y vicepresidente del Club Taurino de Murcia, Andrés Salas. Desde su primer encuentro en el festival homenaje a Pepe Castillo celebrado en La Condomina su relación fue de sinceridad y respeto mutuo.

Desde aquel festival, la relación del maestro con la plaza de toros de Murcia fue especial. Después de Sevilla, era su plaza, donde destapaba el tarro de las esencias y se sentía. No tenía presiones y eso facilitaba que sus muñecas se deslizaran templadas al compás de las embestidas de los toros y que así provocará auténticos delirios de toreo.

Los triunfos de Manzanares en La Condomina fueron innumerables, pero uno de los que más orgullo le produjo y que más le llegó a sus fervientes seguidores fue el sucedido en la feria del año 1994, concretamente el 10 de septiembre, donde indultó al toro “Ganador” de la ganadería de Juan Pedro Domecq Solís.

Una grandiosa faena repleta de matices de su inconfundible manera de interpretar el toreo que acabó con ese premio que la plaza de toros de Murcia da al toro y al torero cuando en el ruedo se ha producido ese chispazo que levanta corazones y los llena de pasión por esta fiesta. Aunque, como tantas veces ha ocurrido, ese indulto sea muy discutible.

Aquí les dejamos que paladeen la obra de José María Manzanares, cuya grandeza sigue viva en nuestra memoria y eso es algo que ningún político podrá prohibir, ni ningún canal de vídeos de Internet censurar. Ya lo dice el antropólogo François Zumbiehl, “Mientras la comunidad de aficionados valore lo que tiene entre las manos, exprese sin miedo su voz y defienda el respeto a la diversidad cultural en el caso de que se convierta en una minoría; mientras haya una afición que reivindique su libertad, la fiesta seguirá viva”.

@elmuletazo