3 AÑOS SIN EL REY DEL TEMPLE, ÍDOLO DE LA AFICIÓN TAURINA DE LA REGIÓN DE MURCIA

Hoy, 26 de agosto, hace 3 años que los veteranos aficionados a los toros de la Región perdieron a uno de sus ídolos toreros más carismáticos, Dámaso González.

Aunque por las venas de este gran torero corría sangre manchega, en su corazón siempre tuvo un lugar privilegiado para Murcia, tierra que se le entregó desde el primer momento de su carrera y en la que cosechó grandes éxitos y excelentes amigos.

Las plazas de la Región clamaban ante el valor sin paliativos de un pequeño gran hombre que se enfrentó a toros de todos los encastes. En las más de 1200 corridas de toros en las que participó, Dámaso se las vio con reses de Miura, Victorino, Pablo Romero, Guardiola, Cuadri, Samuel Flores, Núñez, Torrestrella, Jandilla o Atanasio.2-ESPECIAL-HOGUERAS-2019-FOGUERES-TOROS-DAMASO-GONZALEZ

Salió dos veces por la Puerta Grande de la plaza de toros Monumental de Las Ventas, una en 1979, tras realizar una gran faena a un toro de La Laguna, y otra en 1981 tras dictar una lección de temple y distancia ante toros de Álvaro Domecq.

Pero pese a ello, el recuerdo de Dámaso en la primera plaza de toros del mundo siempre irá de la mano de un descomunal toro de Samuel Flores. En 1993, y con la televisión de testigo, puso a todo el mundo de acuerdo ante su enorme exposición de valor y entrepierna ante un toro que le sacaba una cuarta en estatura. Fue tal la magnitud de esta obra, que todavía sigue recordándose como si los años no hubieran pasado por ella.

Les podía a todos los toros, por eso, el gran crítico taurino Joaquín Vidal llegó a bautizarlo como “el fundador del toreo contemporáneo”, aunque esa definición más tarde mutaría en la de “El Rey del Temple”. Ese reinado en la plaza (que pudo ser mayor si no hubiera tenido el talón de Aquiles del manejo de la espada), se convertía en bondad, humildad y sencillez fuera de ella, por eso los públicos lo adoraban.

El idilio de Dámaso con Murcia llegó pronto. Antes incluso de anunciarse como Dámaso en los carteles. Al principio de su carrera novilleril, el albaceteño se hacía llamar “Curro de Alba”. Fue así como triunfo de manera espectacular en una novillada en Lorca en 1967. Triunfo de orejas y rabo que le abrió las puertas de otras plazas de importancia.000017880001jpg

Luego, ya como Dámaso, ninguna plaza de nuestra tierra se le resistió. Sus actuaciones se traducían en triunfos apoteósicos, por eso, en Alcantarilla surgió una peña de aficionados de la Región con su nombre.

Tras varias despedidas y reapariciones, Dámaso actuó por última vez de luces en la plaza de toros de Murcia en el año 2003, con 54 años y una larga carrera a sus espaldas.040620121438001

Da la casualidad que si en Lorca obtuvo su primer triunfo sonado como novillero, fue allí donde dio sus últimos lances públicos con el capote. Fue cinco meses antes de que la parca viniera para contratarlo en las plazas de toros del cielo, en una tertulia organizada por el Club Taurino de Lorca, donde el de Albacete debatía con su compadre “El Soro” sobre el recibo con el capote que ejercían los subalternos de antaño.

Un momento para la historia que quedó reflejado en vídeo.

@elmuletazo