ÁNGEL BERNAL: “MANTENGO LA ESPERANZA DE PODER DAR TOROS EN ABARÁN Y SIGO VIENDO MUY COMPLICADO HACERLO EN MURCIA”

Esta semana publicábamos el resultado de un sondeo digital realizado a nuestros lectores en el cual más del 80% se mostraba dispuesto a asistir a los toros si la empresa Toros Sureste recuperase, aunque fuese simbólicamente con una corrida de toros, la feria taurina de septiembre.

Nos hemos puesto en contacto con Ángel Bernal, gerente de Toros Sureste y propietario del coso de La Condomina, para conocer su opinión al respecto. Recordamos a nuestros lectores que Bernal suspendió la feria taurina al conocer la suspensión de todos los actos de la feria y fiestas de la ciudad.

“En la ciudad de Murcia veo muy complicado celebrar algún festejo, aunque sea simbólicamente, por  varias razones todas ellas derivadas de la situación que estamos viviendo. La ciudad ha suspendido todos los actos festivos de la feria 2020 y en esa situación es muy arriesgado económica y sanitariamente programar un festejo taurino. Por otra parte, las restricciones establecidas por el Gobierno Regional, actualmente vigentes hasta el 15 de julio, lo impiden, ya que 800 personas es un aforo muy reducido.  Aunque después podamos llegar a más, habrá que ver si se permiten aforos como los establecidos teóricamente en comunidades como Madrid, Andalucía o Extremadura”.

Según un estudio de la asociación de empresarios ANOET, a cuya junta directiva pertenece Ángel Bernal, los costes mínimos de una corrida de toros con toreros del grupo B y en una plaza de tercera categoría rondan los 90.000 euros como mínimo, siendo superiores en una plaza de segunda como Murcia.

Más optimista se muestra el empresario en la otra plaza de la Región de Murcia que regenta, Abarán:

“En Abarán la feria del pueblo no ha sido suspendida y allí creo que podría ser, dependiendo como os decía de las condiciones que se establezcan y de que por supuesto no tengamos rebrotes ni la situación empeore. En todo caso, hay que esperar al 15 de julio y a ver como responde el público a las condiciones que se establezcan. Nos cuesta imaginarnos en una plaza de toros al sol con una mascarilla…”.

La situación no es nada fácil, son muchas las voces que se muestran dispuestas a programar corridas de toros, pero pocas las que se anuncian:

“Habrá que ver finalmente los festejos que se programan en plazas que venían sufriendo especialmente la situación del sector como Córdoba y Granada, en fechas además distintas a las habituales. También os leía esta semana que se podría celebrar una corrida de toros en Cehegín. Me cuesta imaginar  que se programe una corrida en una plaza de toros de propiedad municipal como Cehegín, cuando el propio ayuntamiento ha suspendido todas las fiestas hasta octubre. En Abarán, o en Calasparra, las fiestas de septiembre no han sido de momento suspendidas”.

En definitiva, habrá que esperar, y son tan comprensibles las ganas de la afición de ir a los toros, como  las dudas que suscita esta nueva situación a quien tiene que arriesgar como empresario.

 

Pedro M. Mellinas @pedrommellinas