UN SAN ISIDRO DE RECUERDOS: “FOQUERO” Y PEPÍN JIMÉNEZ

Son las 7 de la tarde del 3 de junio de 1997, de turquesa y oro el rubio maestro de Lorca trenza el paseíllo en la plaza de toros de Las Ventas. Junto al gran Pepín dan los 68 pasos que hay de la puerta del patio de cuadrillas hasta el burladero de matadores, Jesulín de Ubrique y Manuel Caballero. Se celebra la vigésimo cuarta de abono de la feria de San Isidro y en los chiqueros hay cinco toros de Guardiola Fantoni, uno de Guardiola Domínguez y un sobrero de Puerto de San Lorenzo.

La primera parte del festejo discurre como tantas otras de San Isidro, reinan los silencios, y para colmo, ya ha salido un sobrero en primer lugar. Un sobrero que no ha humillado pero al que Pepín le ha recetado varias verónicas estimables. “El Formidable” lo ha pareado con acierto ganándose la ovación del público. En la muleta, el toro salmantino ha pegado tornillazos y el torero murciano ha estado solvente, ha dejado un pinchazo hondo y un descabello, y Madrid lo ha respetado con su silencio.

Tocan clarines y timbales, y sale “Foquero” un precioso Guardiola Fantoni, que no sabe que es casi de los últimos grandes productos de esa casa ganadera. En la muleta se produce el desiderátum. Un toro y un torero en la plaza. Madrid ruge por la casta y la torería. El faenón es grandioso, diferente, único. Como el propio torero. No se volverá a ver nada igual. El arte conjuntado con el torismo. Madrid llora de alegría. Pepín tiene las dos orejas en la mano, pero la espada no funciona, el triunfo se cambia por una herida en la región lateral externa de la mano izquierda de 10 centímetros, de pronóstico reservado. Pero la faena queda grabada en las retinas de los aficionados. Lo mismo, 23 años después se seguirá hablando de ella.

A la salida, el alcalde de Lorca, Miguel Navarro Molina, testigo de la obra de su paisano declara: “Éste es uno de los días en los que uno se siente orgulloso de ser lorquino. Mi paisano ha toreado de ensueño. Ha hecho una de esas faenas que se queda para siempre en la retina, lo de la espada es lo de menos. Aunque ha sido una lástima”

Los periódicos se preparan para ver la luz pronto con lo realizado por Pepín, haciéndole ver a sus lectores la calidad del toreo que tiene el maestro lorquino. Calidad que todos ya sabíamos que tenía, aunque siempre es bueno que el genio salga de la lámpara en el momento y en el lugar adecuado.

Así se vio en la televisión:

Fran Pérez @frantrapiotoros