“RAFAELILLO” Y “GUINDOSO” DE DOLORES AGUIRRE

Este miércoles, en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid, se debería realizar el paseíllo de la segunda de abono de la feria de San Isidro. Pero la plaza más importante del mundo anda en silencio, cerrada y esperando que doble el toro del coronavirus para poder volver a acoger en su interior la grandeza del espectáculo taurino.

Estos días les vamos a ir ofreciendo grandes gestas de toreros de nuestra tierra en la feria de San Isidro. Si el presente no puede echar a andar hasta que no se busque una solución para erradicar la pandemia de Wuhan, que sea el recuerdo el que mantenga viva la llama de la fiesta.

Hoy nos paramos en el 9 de mayo del año 2010. Ese día un torero del Barrio del Carmen de Murcia embriagó de emoción a la afición taurina por su lidia sincera al toro “Guindoso” de Dolores Aguirre. El murciano se abandonó y toreó a placer al manso de Atanasio. Fue una tarde redonda, donde “Rafaelillo” dio una tremenda dimensión. Pero la espada y un error de la cuadrilla, que tiró el toro al suelo cuando estaba ya casi echándose (gesto que no gustó al público), lo dejaron sin Puerta Grande.

Todas las crónicas del día reflejaron que el torero murciano estuvo casi a punto de abrir la puerta que da a la calle de Alcalá, calificando la actuación realizada como muy notable.

Carlos Ilián, en el diario Marca plasmó en una de ellas: “El toreo bueno relució gracias a ese pequeño gigante que se llama Rafaelillo y gracias a los mansos pero serios y muy interesantes toros de Dolores Aguirre. La unión del toro que se mueve y mete la cara con codicia y el toreo puro, sin trampa y poderoso, de Rafaelillo van a dejar esta tarde del domingo en una de las mejores de toda la temporada. Faena de Rafaelillo para abrir la puerta grande….”

Fran Pérez @frantrapiotoros

Foto: Plaza de las Ventas

Vídeo: Canal +