LA FIESTA DE LOS TOROS COMO LA CAJA TORÁCICA DE “RAFAELILLO”

El coronavirus ha dejado a la fiesta de los toros como la caja torácica de “Rafaelillo”, con costillas rotas y por consolidar. Solo hay una diferencia.

El torero lucha día a día para que las secuelas del tremendo impacto contra las tablas y la cabeza de un Miura en Pamplona se vayan disipando, aunque le cueste mucho esfuerzo y contención de dolor, mira al futuro con optimismo, le pone una sonrisa a las dificultades;  mientras, la fiesta de los toros sigue paralizada, a verlas venir y llorando por lo que se va a perder en lugar de pensar en lo que se puede recuperar.

“Rafaelillo” fue sometido ayer a un nuevo TAC en el que se le observó que todavía presenta, tras pasar 9 meses del percance de Pamplona, lesiones de importancia en sus costillas.

El parte, subido a las redes sociales por el matador reza: “4ª costilla derecha, con formación de callo de fractura indicativo de consolidación completa; 9ª costilla izquierda, fractura del arco posterior con consolidación completa, más lateralmente fractura en dos puntos: el medial presenta conformación de puentes óseos y consolidación en evolución, y el lateral se encuentra completamente consolidado; 10ª costilla izquierda, fisura en arco posterior, más lateralmente fractura sin formación de puentes óseos; 11ª costilla izquierda, fractura consolidada que condiciona atelectasia pulmonar suprayacente”.EWy38BMWAAAZh0H

Con ese parte de guerra, “Rafaelillo” pensaba reaparecer en Arles, frente a dos Miuras, poniéndole la canción de Ray Heredia a la vida. Vaya ejemplo.

Ojalá el sector taurino sepa encontrar, como lo ha hecho el torero del barrio del Carmen, esa “Alegría de vivir”.EDSyJozXYAECRw2

Fran Pérez @frantrapiotoros