#OPINIÓN: “PARA QUEDARSE FUERA DE SEVILLA” por Fran Pérez

Este jueves, en el salón de carteles de la plaza de toros de la Real Maestranza de caballería de Sevilla, se hará oficial el despropósito. Ramón Valencia anunciará los carteles de la temporada 2020 en Sevilla sin que en ellos figure el triunfador de la temporada 2019. En ese momento alguien del tendido 7 de Madrid debería entrar en la sala y gritarle a Don Ramón Valencia, con mucho respeto, templando la voz, como la embestida de un toro, eso de ¡Pum, petardo!

Otra vez, con injusticias tan palpables como la que se va a cometer, el mundo del toro muestra esa manía de suicidarse desde dentro. No le hacen falta enemigos externos ni ministros con coleta, que para eso ya están los intereses en los despachos. Los ganaduros que no se ponen delante del toro, que le bailan el agua al mandamás del toreo (véase Matilla de los Caños) por la cuenta que les trae, y que se pasan por el forro lo que los aficionados, que son los que les mantienen el chiringuito, les demandan. Contentar a Toño y a la gran masa. Lo demás ya se encargará de blanquearlo la prensa afín.

Han dejado fuera de la feria a Paco Ureña, y la eterna pregunta vuelve a estar de actualidad. ¿Para qué valen los triunfos? Pues ya lo ven, para quedarse fuera de Sevilla.

De nada vale salir por la Puerta Grande de Madrid o hacer historia en Bilbao. Para nada vale reventar al torero que lleva la empresa de Sevilla en un quite en Madrid y anularlo por completo. Como les dolió aquello. Duele todavía. Ahí está la respuesta en los carteles. Y la otra la de Aguado, que le hizo lo mismo en Sevilla y este año no les ha puesto juntos para no quemar a la joya peruana. En mi pueblo se llama miedo.1560752618_005803_1560752916_noticia_normal

Que lo sepan los que están empezando y quieren conseguir lo de Ureña. Si toreáis como él, sois unos valientes, pero os espera la casa o el reconocimiento sin premio, incluso el veto. Si queréis tener futuro y entrar en los carteles, ya estáis tardado en caerle bien al de Salamanca, pedir poquito dinero aunque os merezcáis más para que os pongan en el cartel peor, y no hacerle competencia al que manda en la plaza, y mucho menos si lo apodera el empresario. Vosotros tranquilitos y a llevar gente a los tendidos por el rosa del papel y no por el rojo de la muleta. Mejor que cantéis en Operación Triunfo, u os juguéis la vida en Supervivientes.

Hablando de jugarse la vida. Esto del toro tiene preguntas que tienen la misma respuesta. ¿Para qué vale que un toro casi te mate? Pues ya lo ven, para quedarse fuera de Sevilla. Que se lo digan a Rafaelillo, que este año, más que nunca, merecía estar con sus Miuras en el rubio albero maestrante. Era su tarde, su volver a empezar. Sevilla lo ha hecho con otros toreros antes. Con Pepe Luis Vargas, cuando la tremenda cornada a porta gayola, con Javier Castaño, cuando superó el toro maldito de la enfermedad….rafaelillo-cierra-la-feria-cortando-una-oreja-a-un-miura

Ahora, Sevilla, esa tierra de arte, esa plaza de gloria, ha perdido hasta la sensibilidad.

Los carteles, filtrados ya, estarán en la calle dentro de pocas horas y todos se preguntaran lo mismo mañana. “Quillo ¿te gustan los carteles de la feria?”. Pues eso, para quedarse fuera de Sevilla.

Fran Pérez @frantrapiotoros