CRÓNICA: PACO UREÑA SE ESTRELLA CON UN LOTE IMPOSIBLE PARA EL TRIUNFO EN SU REGRESO A LA MONUMENTAL DE MÉXICO

La sexta corrida de toros de la Temporada Grande de la plaza de toros Monumental de México tenía el aliciente de la presencia del triunfador de la temporada taurina europea 2019, Paco Ureña. El lorquino regresaba al coso de avenida de Insurgentes tras un año de ausencia, ya que el año pasado no pudo comparecer en esta plaza al estar convaleciente del percance sufrido en Albacete. Junto al murciano actuaron los matadores de toros Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y André Lagravere “El Galo”, un torero mexicano conocido en Murcia por sus participaciones de novillero en la feria del Arroz de Calasparra y en la feria de Blanca. Para la ocasión se lidiaron toros desiguales de presencia y juego de Xajay. La plaza de toros monumental registró una entrada muy lejos de lo esperado, un cuarto de entrada. La salud de la fiesta en México anda en la UCI.ELTGfZ0XkAAOSBu

Abrió el festejo un toro anovillado, impropio de una plaza como la México, justo de fuerza y noble con el que confirmó “El Galo”. El mexicano estuvo solvente durante la lidia del animal, recibiéndolo bien de capa, ejecutando un quite vistoso y colocando un voluntarioso tercio de banderillas. Con la muleta dejó muletazos templados frente a un animal que tomó el trapo con nobleza pero sin emoción. Por momentos pareció una faena delante de un carretón de una escuela taurina. El aburrimiento se contagió del personal. No estuvo acertado con la espada y escuchó una ovación cariñosa.ELTLADmXkAgKlw2

Mejor presentado estuvo el segundo de la tarde que no se dejó en el capote de Castella en el recibimiento. El toro protagonizó un buen tercio de varas al arrancarse con alegría al caballo que montaba César Morales, que acertó con la puya arriba. El toro sacó poder y el francés lo aprovechó para dejar un quite vistoso por gaoneras. En banderillas, apretó el de Xajay y puso en apuros al subalterno José Chacón.

La faena del francés fue de más a menos. Castella estuvo poderoso por ambos pitones en los inicios de faena, dejando derechazos ligados rematados con muy buenos pases de pecho. Al natural también estuvo notable Castella, que puso la sal a un toro que iba echando el freno a medida que la faena iba avanzando. Una faena larga, de mucha firmeza del torero que, sin embargo, no levantó pasiones. No acertó con la espada, le dieron un aviso, atronó al toro de un golpe de verduguillo y Castella escuchó una ovación mientras el toro era premiado con un sorpresivo arrastre lento. En el país de los ciegos, el tuerto es el rey.

“Cojinero” fue protestado de salida por el público de la plaza México por su escaso peso. La presencia del animal se tapaba por la cara y eso provocó el enfado del personal. Paco Ureña no pudo estirarse a la verónica y la lidia del toro pasó entre las protestas.78491371_799285543832801_1040105585757913088_n

Ureña brindó la muerte del animal al torero mexicano Arturo Macías, amigo íntimo del torero, presente en el callejón de la plaza México. En los pases de tanteo ejecutados por Ureña, se descubrió la embestida rebrincada del toro de Xajay, que no se lo puso fácil al de Lorca. Ureña lo intentó por ambos pitones, pero la faena no tomó vuelo porque el animal se frenaba y no seguía el engaño, que con mucha valentía le ofrecía Ureña, que abrevió ante las nulas posibilidades de triunfo. El lorquino acertó con el “tapabocas” al primer intento y escuchó silencio.78598269_799285517166137_4876822651781251072_n79337770_799285510499471_4558225014305849344_n

Sensacional estuvo con el capote en el recibimiento Octavio García “El Payo” que cuajó al toro de Xajay por verónicas. Este cuarto, si fue un toro colaborador con el que el mexicano destapó el tarro de las esencias. “El Payo” volvió a crujir La México con un sensacional quite, dos verónicas de suprema lentitud y una lenta media que abrochó la obra. La México rugía. Con la muleta el mexicano cuajó una gran faena que inició por unos vibrantes cambiados por la espalda. Inspirada labor de “El Payo” donde destacaron unos soberbios naturales, que coronaron una obra de muleta baja, exigencia y temple. No acertó con la espada y perdió el triunfo. Saludó una ovación.

Castella no pudo brillar con el descastado quinto, que sacó genio y pocas posibilidades para el triunfo. El de Beziers se fajó con él, en una faena de torero poderoso y valiente que fue silenciada tras recetar una estocada trasera.

El sexto acusó falta de fuerza desde que Paco Ureña se estiró a la verónica. La lidia estuvo condicionada por la falta de poder del toro colorado de Xajay de nombre “Gotita de Miel”, que no se pareció en nada al toro del mismo nombre y ganadería que desorejó el maestro Manolo Martínez años atrás en esta misma plaza. Ureña, muy decidido, quiso sacar partido de un animal soso y deslucido, inservible para el triunfo. El lorquino, que alargo en demasía el trasteo, mostró valentía y garra, y logró sacar algún muletazo con relajo cuando la faena ya estaba escrita. Pasaportó al animal de pinchazo, estocada y varios descabellos, escuchando silencio al final de su actuación.78561001_799327917161897_3222022763959025664_n78964322_799327963828559_4523616112000106496_n79036421_799327937161895_4347365304305713152_n79149651_799327957161893_379247149835091968_n

El séptimo también fue un animal de poco juego con el que “El Payo” estuvo seguro y valiente. El mexicano siempre quiso hacer embestir a un animal que le faltó ritmo, le faltó entrega y le faltó franqueza. Estuvo mal con la espada y fue silenciado.

“El Galo” dio una vuelta al ruedo tras pasaportar al último del festejo y soportar que el juez de plaza le negara la oreja tras petición mayoritaria. Antes del robo, el mexicano estuvo capaz y variado con un toro noblón de Xajay, que se dejó hacer. Voluntarioso con los palos y con ganas con la muleta “El Galo” se metió al público en el bolsillo. Mató bien pero el juez de plaza se hizo el duro.

Ficha:

Plaza de toros de México. Domingo, 8 de diciembre de 2019. Sexta de la temporada grande.

Toros de Xajay, desiguales de presencia y juego. El segundo premiado con arrastre lento.

Sebastián Castella: Ovación tras aviso y Silencio.

Paco Ureña: Silencio y Silencio tras dos avisos.

Octavio García “El Payo”: Ovación tras aviso y Silencio.

André Lagravere “El Galo”, que confirma alternativa: Ovación tras aviso y Vuelta al ruedo tras petición de oreja.

Entrada: Un cuarto.

Fran Pérez @frantrapiotoros

Fotos: Plaza México