PEPÍN JIMÉNEZ RECOGE LA MEDALLA DE ORO DE LORCA

Como aquel anuncio en el que un hijo le preguntaba a su padre por qué eran del Atleti, hoy muchos aficionados a los toros nos preguntamos por qué somos de Pepín Jiménez. La respuesta sería la misma que el sorprendido padre le dijo a su hijo. Ser de Pepín Jiménez no es fácil de explicar. Solo sabemos que es algo grande, muy grande.3

La verdad es que los que hemos podido disfrutar de su magisterio en las plaza de toros somos unos privilegiados. Decir Pepín Jiménez es decir personalidad, es decir algo distinto, único, que no volverá a repetirse. Dice Marcial, nuestro gran colaborador, que no creemos que nadie sepa más que él del gran torero de Lorca, que somos de Pepín porque nos gustan las cosas delicatessen. Da en el clavo el maestro, el toreo debe ser un elemento delicatessen. Diferenciarse o ser como los demás. Primer mandamiento para ser torero. Quizá por eso, Pepín Jiménez es el Santo venerado en cuartel general del tendido 7 de Madrid.2

Pero el Santo estaba hoy en Lorca. La ciudad que lo vio nacer. Por fin, ese torero que decía en los micrófonos que él era de Lorca y después de Murcia, pero primero de Lorca, ha recibido la máxima distinción que concede la ciudad del Sol a las personas o entidades que han llevado su nombre a gala. En el teatro Guerra, en el que se respiraba el ambiente de esas tardes de lujo cuando el rubio torero se anunciaba en Sutullena, Pepín Jiménez ha recogido la Medalla de Oro de Lorca.20191122_201848.jpg

Acompañado de los suyos y de una legión de fieles que han ido a sacarlo por la puerta grande, recordando con sus palmas y vítores, ese ¡Pepín, Pepín! de sus grandes tardes, ese muletazo de frente que encandiló hasta la Condesa de Barcelona, o esa faena a “Foquero” de Guardiola que olía a triunfo gordo.

El diestro, visiblemente emocionado, ha expresado su gratitud a todas las personas que han hecho posible que sea condecorado con la mayor distinción que concede Lorca. Pepín ha dicho llevar su ciudad por capote, ya que dónde estaba su capote de paseo, estaba Lorca. Para terminar el torero ha recordado al coso de Sutullena, su plaza, a la que espera volver, como espectador, el día de su reinauguración, para escuchar la jota lorquina.

20191122_191810.jpgEl Ayuntamiento de Lorca también ha concedido la Medalla de Oro de la ciudad a la Guardia Civil, singularizada en el puesto de la compañía de Lorca, y que precisamente este año se conmemora el 175 aniversario de su creación. Además ha entregado diplomas de servicios distinguidos a la Ciudad de Lorca a Pedro Felipe Sánchez Granados, María Manuela Ayala Juan, Antonio Manzanera López, Juan Amorós Sánchez, José González Ruiz, Alejo Molina Martínez, José María Rodriguez ‘Sesé’ y la Asociación Belenista de Lorca.

Fran Pérez @frantrapiotoros